La Nación dialogaría con los asambleístas si levantan el corte de ruta.

Urribarri habría acordado con Massa y Randazo que no haya negociación con los opositores a Botnia mientras se mantenga cerrado el puente, según se conoció hoy.
La Casa Rosada acordó ayer con el gobernador Sergio Urribarri medidas para aumentar la presión a los asambleístas de Gualeguaychú que cortan la ruta 136 a Uruguay, según se conoció hoy por la prensa porteña. Entre otras decisiones, que se mantuvieron en secreto, se resolvió que cualquier atisbo de diálogo con los manifestantes estará condicionado a que previamente se levante la medida de fuerza.

Por su parte, los asambleístas reclaman el cumplimiento de una serie de medidas antes de debatir si modifican su método de protesta contra la pastera Botnia, instalada en Fray Bentos.

Altas fuentes oficiales dijeron al diario La Nación que no habrá negociación con el puente cerrado, según lo que se habló en las reuniones que mantuvo Urribarri con el jefe de Gabinete, Sergio Massa, y con el ministro del Interior, Florencio Randazzo.

En tanto, los manifestantes reclaman, entre los principales puntos, la sanción de la ley nacional de la madera y la puesta en práctica del Código Aduanero, involucrar a Finlandia en el conflicto diplomático y controlar la circulación de barcos por el río Uruguay.

Comentá la nota