La Nación destina 0,6% para la ruta nacional 40 en Salta

La ruta se inicia en Cabo Vírgenes, en la provincia de Santa Cruz, y tiene una longitud de 5.190 kilómetros. La zona norte, que incluye a las provincias de Salta, Jujuy y Tucumán, recibe apenas el 9% de inversiones.

La nueva traza de la ruta nacional 40 ha movilizado a las fuerzas vivas de la provincia de Salta a través de una serie de reuniones que culminará a fin de mes en la Puna salteña con un reclamo concreto. Más allá de que Jujuy empezó poniendo un "mojón", una comisión de vialidad, en una inspección de rutina, verificó la semana pasada en la zona en cuestión una serie de carteles colocados estratégicamente dentro de propiedad salteña, es decir, avasallando territorio que no le pertenece.

La historia, que desde el comienzo instrumentó la Nación con una metodología centralista, tiene otras aristas que deberían tenerse en cuenta, especialmente en la consulta a las provincias de la región. Hoy el debate se extenderá hacia todos los sectores y en una de las reuniones mantenidas en Salta, se destacó que todas las fuerzas productivas se encolumnaron en defensa de los intereses de la provincia.

Con mayor énfasis, legisladores nacionales y provinciales harán llegar sus reclamos a las autoridades nacionales en procura de que se realice un estudio sobre la zona.

Hasta el momento, el grado de inversión instrumentado por la Nación para esta ruta demuestra un cierto favoritismo en beneficio de la zona sur, teniendo en cuenta que para las obras ejecutadas y en ejecución el 68% se adjudicó a la zona Sur, apenas el 9% a la zona norte y tan sólo el 0,6% corresponde a Salta.

Mirando al sur

Sin dudas que la diferencia es enorme, pero marca los desniveles que mantiene, en sus diferentes etapas, la ruta más larga y espectacular de la Argentina, teniendo en cuenta que trepa del nivel del mar hasta casi 5.000 metros, cruza 236 puentes, toca 13 grandes lagos y salares, permite acceso a 20 reservas y parques nacional, atraviesa 18 importantes ríos y conecta con 27 pasos cordilleranos.

La importancia de la ruta nacional 40 no sólo radica en aspectos geográficos, sino fundamentalmente en temas ambientales, sociales y económicos. La diversidad de proyectos en el campo minero se vería afectada, considerando que gran parte de la producción minera se desarrolla principalmente en el departamento Los Andes, hacia el sur de la ruta nacional 51, la que junto con las rutas provinciales nº 17, 27 y 129-S permiten el transporte de insumos y productos hacia los centros de procesamiento y comercialización en territorio argentino y en el exterior. Las rutas nacionales 51 en Salta y 52 en Jujuy constituyen la salida de la región norte al Pacífico.

Para el sector minero es de fundamental importancia que el nuevo trazado sirva de conexión entre las citadas rutas de la manera más eficiente en términos de costos y seguridad del transporte. En ese sentido la posición de Salta es que el trazado de la ruta nacional 40 debe responder a las necesidades e intereses de Salta, Jujuy y Catamarca, para el turismo y la producción de la región, teniendo en cuenta aspectos ambientales, sociales y económicos.

Comentá la nota