La Nación no deja ver los números reales de la pobreza en Mendoza

Las bases de datos de la Encuesta Permanente de Hogares no se devuelven, a pesar de la insistencia oficial. Desde la CGT instan a Jaque a que tome medidas ejemplificadoras.
Los números nunca coinciden, y mucho menos los escenarios desde donde se los mira. Es que, para los números K, no hay crisis que valga, ni la local ni la internacional. Así, este martes salieron a mostrar una disminución de los números de la pobreza y la indigencia, mientras que desde todos los sectores denunciaron un crecimiento de las familias en situación de vulnerabilidad, en coincidencia con las voces de la Iglesia.

La manipulación de datos por parte del polémico Instituto Nacional de Estadísticas e Investigaciones Económicas (INDEC) sigue salpicando a las provincias, porque a pesar de las remociones de funcionarios y las promesas de mayor transparencia, a Mendoza no llegan las estadísticas importantes que sirven para elaborar políticas locales. Uno de los cepos para acceder a la información lo sufre el Gobierno local, con los números que arroja la Encuesta Permanente de Hogares. La EPH, como se la conoce en el ambiente técnico, muestra los datos de pobreza, desocupación y variables de la estructura social con los que la Dirección de Estadísticas e Investigaciones Económicas de la provincia (DEIE) pretende confeccionar publicaciones que alguna vez vieron la luz.

"Estoy cansada de reclamar al INDEC las bases de datos y no nos contestan", sostuvo María Inés Crisafully, titular de la Dirección de Estadísticas e Investigaciones Económicas de Mendoza. La funcionaria ya pasó los vaivenes políticos del gobernador, que primero mostró su sumisión al Gobierno nacional, después reveló que mediría la inflación en Mendoza y la daría a conocer, y ahora hasta se anima a revelar que la Nación no le facilita los números necesarios para elaborar sus propias estadísticas.

Por esta falta de información, que se relevan en Mendoza y se mandan a Nación para su procesamiento, no se puede saber a ciencia cierta cuántas personas hay en la provincia en condiciones de vulnerabilidad y cómo se movieron en los últimos meses. Esto es porque en Mendoza se considera pobre a todos aquellos núcleos familiares que ganan menos de 1.650 pesos, mientras que en Nación toman los 1.100 pesos como base.

En este escenario, lo único a lo que se puede acceder es a los números del INDEC. Según este organismo nacional, y sobre la base de datos relevados en el primer trimestre de este año, 9,2 por ciento de las personas son pobres, mientras que 1,7 por ciento sufren las condiciones de la indigencia. Esto es, sobre una población de 894 mil personas, porque se relevan sólo los habitantes del Gran Mendoza, la cantidad de pobres llega a 82.248. En tanto, los indigentes serían 15.198.

Los números marcan un importante aumento en relación al mismo período del año pasado, cuando la pobreza ascendía a 8,3 por ciento, ya que en esta última medición se registró un porcentaje de 9,2.duro. Pero los fríos números no dejan ver una triste realidad y es lo que se puede analizar desde lo social. La ministra de Desarrollo Humano, Familia y Comunidad, Silvia Ruggeri, admite que "los pobres son cada vez más pobres" y que, según los cálculos que maneja ese ministerio, las personas que viven en estas condiciones de vulnerabilidad rozan el 30 por ciento de la población, esto es, unos 450 mil mendocinos. Para arribar a esta cifra, se analizan los registros de prestaciones sociales que muestran zonas vulnerables, donde hasta 80 por ciento de la población debe recibir asistencia del Estado, a través de algún tipo de plan social, en tanto que los que menos reciben alcanzan 38 por ciento. En este sentido, ejemplificó que los habitantes de la zona de La Favorita son asistidos casi en 80 por ciento del universo poblacional.

Ruggeri asumió que, a pesar del crecimiento de la inversión en asistencia y la multiplicidad de planes, no se observaron mejoras en los últimos años. "No se sale de la pobreza sólo con ayuda financiera", resumió la ministra, que en el 2008 destinó 160 millones de pesos -sólo en recursos provinciales- al combate de este flagelo. Este desembolso local se sumó a los 37.500.000 pesos que aportó la Nación para diferentes programas de asistencia. discutido. La semana que viene comienza el debate por la asignación universal por hijo. El punto es que en Nación se analiza dar 200 pesos por cada hijo a todas las familias para de este modo colaborar en el combate a la pobreza. En Mendoza, la semana entrante se piensa convocar a empresarios, referentes de las universidades y otros especialistas, para que aporten sus opiniones.

Sin embargo, Ruggeri estima que, con 200 pesos por chico, no se soluciona ningún problema de pobreza. Esto es porque el Gobierno de la provincia está planeando para el año que viene comenzar a implementar algún programa integral, que reúna a la decena de asistencias que se están dando en la provincia.

"Si el chico recibe 200 o 300 pesos, no va solucionar el problema de la familia en términos de trabajo, salud, y falta de educación", puntualizó la titular de la cartera cuando se le pidió su opinión sobre el polémico proyecto que se cocina en Nación.más críticas. La semana pasada, la Confederación General del Trabajo (CGT) salió a criticar al Gobierno, lo calificó de "cerrado y autista" y apuntó contra ciertos miembros del Ejecutivo, tratándolos de inoperantes. Ahora es el turno de la pobreza y, en esto, coinciden con la Iglesia, al afirmar que 30 por ciento de los mendocinos está bajo esta situación de vulnerabilidad y tiene un problema serio de desocupación y trabajo en negro.

En un comunicado enviado con la firma de Jorge Córdova, el secretario general de esta agrupación, al cual el lunes se lo intentaba convencer en el seno del Ejecutivo de que bajara el tono de las críticas, culpa al Gobierno provincial y nacional por haber participado en un retroceso de entre 8 y 9 años en relación a la pobreza. "No quieren reconocer la realidad que vemos todos los días y que nos demuestra una vez más que nuestros funcionarios de turno viven en una burbuja y no se les cruza una idea ni por casualidad", reza el escrito. Por último, le pide a Celso Jaque y a los empresarios locales que tomen medidas ejemplificadoras y superadoras, a efectos de revertir la situación de manera urgente.

Así, y bajo el mismo manto de sospecha por los números que nunca cierran, en el Ejecutivo local dicen que seguirán insistiendo con las bases de datos, que permitirían obtener una radiografía -lo más cercana posible- de las familias que en Mendoza necesitan ayuda para desarrollar una existencia digna.

Comentá la nota