La Nación cubre gastos con deuda previsional

"Aumentó un 40% el último año, por eso la necesidad de apelar a las reservas".

Desde los diferentes sectores se analizan las razones de la creación del Fondo del Bicentenario para el pago de la deuda. En diálogo con el Multimedio, Jorge Colina, investigador en jefe de Idesa (centro de estudios multidisciplinario), dio a conocer un informe que da cuenta que el 40% del aumento del gasto público se cubrió con la deuda previsional.

Explicó que el Ministerio de Economía anunció que en el año 2009 el sector público nacional tuvo un "superávit" de $17.228 mil millones, equivalente al 1,53% del PBI. Este dato se refiere al resultado primario, es decir, considerando los ingresos totales menos el gasto público excepto el pago de intereses. El resultado financiero total del sector público nacional (es decir, computando el pago de intereses de deuda pública), dato que surge del mismo reporte del Ministerio de Economía, fue negativo en -$7.131 millones.

Varios factores aceleraron el deterioro de las cuentas públicas, pero uno de decisiva importancia es el crecimiento del gasto público en un 30%.

¿Cómo se financiaron los $54 mil millones de aumento de gasto público que no fueron cubiertos con incrementos en la recaudación? Los datos del Ministerio de Economía permiten observar que: el sector público recibió un aumento de transferencias extraordinarias por casi $9 mil millones.

Además la deuda previsional con los futuros jubilados aumentó en $23 mil millones. Mientras que los $22 mil millones restantes no pudieron ser financiados y explican el paso de un superávit de $15 mil millones en 2008 a un déficit de -$7 mil millones en 2009.

Casi el 40% del aumento del gasto público fue financiado por esta vía espuria. A esto hay que agregarle montos muy importantes de movilidad previsional que no se están pagando y que están generando miles de juicios contra la Anses, pero como la Justicia todavía no se expidió, no se está registrando como gasto.

Frente a una situación fiscal tan desbordada se entiende la urgencia por volver al mercado de capitales (por eso la necesidad de reabrir el canje) y apropiarse de parte de las reservas (por eso el apuro por constituir el Fondo del Bicentenario). De todas formas, en el mejor de los casos se trata de paliativos para prolongar la agonía.

Comentá la nota