Nacha Guevara renunció y se refugió en Los Angeles

Nacha Guevara renunció y se refugió en Los Angeles
Viajó a un festival de cine argentino; no asumirá como diputada
Hizo las valijas, preparó los pasajes y mandó a llamar a su gente. Había encontrado el momento para difundir el comunicado de su renuncia: justo antes de subir a un avión para irse una semana a Los Angeles.

El texto debía hablar, a secas, de "razones personales", contar que había hablado con la Presidenta y destacar que iba a seguir "colaborando con el Gobierno". Así llegó a las redacciones al filo de la medianoche de anteayer, cuando ya estaba en vuelo, pensando en el festival de cine argentino donde la premiarán por su trayectoria. Pidió que no la molestasen. Nacha Guevara ya no quiere hablar de política.

Recuerda la campaña como un eco lejano. Aquella tarde de abril en la que había usado la misma estrategia: hablar con la Presidenta y viajar el exterior. Entonces dijo "sí" y se fue a Polinesia. Anteayer renunció y se fue a los Estados Unidos.

Su carrera política fue fugaz. Hace seis meses anunció que quería "construir un país más feliz". Tras las elecciones les recordó a los Kirchner que "debían escuchar más". Dijo que no dejaría de actuar para ser diputada. Y, al final, presentó un espectáculo nuevo y planificó el verano. En una comida con amigos confesó temores, según dos testigos: "No tengo las mismas ganas que antes".

En el medio, sin embargo, también hubo otras incomodidades. Por ejemplo: las dificultades financieras de "Eva", el musical que protagonizaba sostenido por el gobierno de su amigo Daniel Scioli. En la última entrega de los premios ACE, el hijo de Nacha, Ariel Di Mastro, denunció en público que había trabajadores que no cobraban hacía un año. Acusó a Scioli. La provincia culpó a la productora a cargo del espectáculo.

En esos días circuló el rumor de que la actriz "no tenía ánimo" para ser diputada. Dos fuentes del PJ repetían además que "no estaba a gusto con algunos gestos del Gobierno" y que prefería "priorizar sus proyectos artísticos". Nacha optó por el silencio. Interrumpía a sus íntimos cada vez que le sugerían que dé explicaciones: "No quiero hablar de eso". Una tarde llamó a Scioli: "Daniel, estoy pensando en no asumir". El gobernador le pidió que lo pensara, mientras se sumaban los trascendidos. Desde que tenía problemas familiares hasta que le habían ofrecido un cargo ejecutivo. En el comunicado -que ayer publicó LA NACION- la actriz siguió sin dar mayores detalles.

Scioli optó por el mismo camino: "Es una decisión personal. Va a ayudar desde otro lugar". La situación del gobernador no es ideal: él también fue un candidato testimonial. Hasta ayer, de los primeros cuatro lugares de la lista de diputados, sólo Kirchner estaba dispuesto a ir al Congreso. Y, en toda la provincia, la mitad de los candidatos ya adelantó que no asumirán sus bancas. Nacha, anteanoche, engrosó la estadística.

Comentá la nota