Sin Nacha, el bloque K estará lejos de lo que votaron los bonaerenses

Está recluida. Dicen sus allegados que preparando un comunicado en el que dará a conocer las razones de su decisión. Seguramente, la ayuda su hijo Juan Pablo, que colaboró en aquel discurso con el que se presentó como candidata a diputada en el Teatro Argentino de La Plata. Ahora, Nacha Guevara deberá esforzarse para explicar como fue que en tan pocos meses sucumbió a las mismas mañas que los políticos más experimentados y resultó que su candidatura fue otra engaña pichanga, como el resto de las "testimoniales" del peronismo.
Así, con Daniel Scioli y Sergio Massa, Clotilde Acosta (alias Nacha) completó el falso tándem del segundo, tercer y cuarto puesto en la lista de la provincia de Buenos Aires encabezada por Néstor Kirchner en las elecciones del 28 de Junio.

Scioli y Massa, como se sospechaba, prefirieron quedarse en la Gobernación y la intendencia de Tigre. Con sus renuncias, ganaron un lugar en el Congreso el líder gremial de los canillitas, Omar Plaini, y el hijo de la titular de Abuelas de Plaza de Mayo, Remo Carlotto, que estaban en el 13° y 14° lugar de la boleta del Frente Justicialista para la Victoria.

Con la baja de Nacha, conservaría su banca en Diputados Juliana Di Tullio que, con el lugar 15° en la boleta K, se preparaba para hacer las valijas. Hasta ayer, nadie le había informado de la contramarcha a Di Tullio. Tampoco el apoderado del PJ, Jorge Landau, tenía conocimiento de que debería llevar una nueva renuncia a la Justicia Electoral. Pero diversas fuentes de la Gobernación daban como un hecho la renuncia de Nacha a su banca para continuar con una abultada agenda artística en 2010.

Otro que, de manera más discreta, hará llegar su renuncia esta semana, pero como diputado provincial, será José María Díaz Bancalari. El "Mono" se quedará en la Cámara baja para apuntalar el bloque al que se sumará Kirchner.

También el vicegobernador bonaerense, Alberto Balestrini, ya había renunciado a la banca de diputado provincial que obtuvo en junio.

Lo mismo hicieron casi todos los 45 intendentes del PJ que lideraron las listas de concejales en sus distritos. Una excepción fue el jefe comunal de Salto, Victorio Migliaro, que tras su derrota, renunció, pero como intendente.

Otro caso peculiar fue el del cacique de José C. Paz, Mario Ishii, que, como obtuvo "sólo" el 56% de los votos, decidió dejar la intendencia para recorrer la provincia a la "caza de los traidores" que provocaron la derrota de Kirchner.

Comentá la nota