Nace en Belén el Foro Social reloaded

Nace en Belén el Foro Social reloaded
En cinco días de debates, 100 mil militantes de movimientos sociales buscarán un respuesta común a la crisis económica mundial.
“¿Dónde está la izquierda?” fue la pregunta de José Saramago cuando la crisis rozó su apogeo y Wall Street parecía volverse socialista. Por eso el IX Foro Social Mundial (FSM) de Belén de Pará, Brasil, que se realiza desde hoy y hasta el 1 de febrero, cobra peculiar relevancia. No sólo porque asistirán los presidentes de Brasil, Venezuela, Ecuador, Paraguay y Bolivia. También porque será el momento en que los más de 100 mil participantes pertenecientes a diversas organizaciones, movimientos sociales y partidos de izquierda de todo el mundo busquen dar una respuesta medianamente orgánica al colapso financiero internacional.

“Otro mundo es posible” fue la consigna que desde el 2001, en el primer Foro de Porto Alegre, aglutinó a las diferentes fuerzas. Según su propia carta de principios, al FSM podrían asistir todos los movimientos de la sociedad civil contrarios al neoliberalismo y a cualquier forma de imperialismo, comprometidos con la construcción de una sociedad planetaria orientada a una relación de sostenibilidad entre los seres humanos y la Tierra. El enemigo visceral era el Foro Económico de Davos, que este año se reúne como entonces mañana en Suiza, al que asisten las grandes potencias y empresas. Este año, cumbre y contracumbre se verán unidas por una repolitización de sus respectivas agendas.

En 2001, puño en alto y consignas grandilocuentes lucían suficientes para ganar una batalla de signos. Hoy toda respuesta viable ha de ser más práctica y concreta a la crisis y el desequilibrio global. Es por ello que las invitaciones a los presidentes de Bolivia, Brasil, Venezuela, Ecuador y Paraguay recobran magnitud. Convocados por diversos movimientos sociales, los cinco debatirán en una mesa redonda sobre “América Latina y la crisis internacional”. No se descarta una “minicumbre” posterior entre los mandatarios sobre temas más coyunturales.

Los organizadores postulan tres temas principales: la crisis del capitalismo globalizado, las guerras en Oriente Medio y la situación ambiental. Belém do Pará se encuentra en la puerta nordoriental del Amazonas: la opción por esta sede coloca un énfasis claro sobre la última cuestión, que atravesará transversalmente a todo el Foro. A su vez, la presencia de las comunidades indígenas de la región ganará un protagonismo que también reafirmará la temática territorial y climática en el centro de la escena.

El punto más conflictivo será el más relevante. La diversidad de grupos y tendencias políticas dificultará una salida colectiva y unificada a la actual crisis financiera. Pero, sin duda, ahí estarán depositadas todas las expectativas y los mayores esfuerzos. Como le reconoció a Crítica de la Argentina el secretario ejecutivo del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (Clacso), Emir Sader, el eje deberá ser la búsqueda de “alternativas al modelo neoliberal y la construcción de un mundo multipolar que debilite decisivamente la hegemonía norteamericana, al tiempo que avance en procesos de integración regional”. Para ver los frutos de esa búsqueda habrá que esperar recién hasta la última jornada, al “día de las alianzas”, cuando, asambleas mediante, se resuelvan acciones conjuntas.

Correa ganó cómodamente sentado

No estuvieron libres de incidentes las internas de Alianza País (AP), el movimiento político que sostiene al gobierno de Ecuador. La votación fue suspendida en tres provincias por mala organización, pero de todos modos el presidente Rafael Correa recibió más del 85% de apoyo. Así, será el candidato de AP en las elecciones del 26 de abril. Votaron un millón de personas, el 10% del padrón nacional. Bajo la flamante Constitución ecuatoriana, todos los partidos deben realizar primarias para designar a sus candidatos.

Comentá la nota