Mutuales y cooperativas, en la mira

El organismo recaudador dictó una resolución para conocer en detalle las transacciones financieras mayores a 10.000 pesos que hagan sus asociados. En conjunto concentran alrededor de 24 mil millones de pesos. Sospechas de evasión y blanqueo de dinero.
Mutuales y cooperativas quedaron bajo la lupa de la AFIP. El titular del organismo, Claudio Moroni, dictó ayer una resolución que obliga a esas entidades a proveer información periódica sobre las transacciones financieras que se realizan allí. La AFIP sospecha que en algunas mutuales y cooperativas se esconden activos de la economía negra, en particular del sector rural, de donde proviene el grueso de sus asociados. La medida también estuvo motivada en una profundización de los controles sobre eventuales operaciones de lavado de dinero. Moroni había adelantado la noticia en un reportaje con Página/12, durante el cual advirtió que el organismo maneja indicadores que denunciarían irregularidades en el sector.

La resolución de la AFIP establece un régimen de información que deben cumplir unas 270 mutuales y cooperativas –no son todas– sobre los saldos de las cuentas y los depósitos de sus asociados cuando superen los 10.000 pesos. También quedan obligadas a precisar los créditos que conceden cuando rebasan ese monto.

Salvo algunas grandes, como Agricultores Federados Argentinos, la mayoría de las mutuales y cooperativas que aparecen en el registro de la AFIP son medianas y chicas. Figuran nombres como la Asociación Mutual de Asociados y Adherentes del Centro Juvenil Sportivo Belgrano o la Asociación Mutual Club Sportivo Isla Verde, y muchos otros de ese tipo. Sin embargo, el conjunto de entidades maneja una cifra de dinero impactante: concentran alrededor de 24.000 millones de pesos, el equivalente al 12 por ciento de los depósitos a nivel nacional. Operan al margen de los controles del Banco Central, que sólo está facultado para inspeccionar los movimientos del sector bancario. “Todo el abanico del sistema de intermediación financiera no controlado por el Central ha crecido mucho y queremos tener mayor información sobre las transacciones que realizan”, indicó Moroni el último domingo a este diario.

La AFIP detectó casos de mutuales que concedieron préstamos muy superiores a su patrimonio declarado, lo cual daría indicios de operaciones de blanqueo de capitales: la hipótesis es que numerosos contribuyentes justificaron activos ante el organismo recaudador basándose en supuestos créditos de mutuales que sólo existieron a nivel contable, pero el dinero en realidad surgió de transacciones comerciales en negro. La mayor sospecha recae sobre empresas y productores agropecuarios, asociados a esas mutuales y cooperativas en pueblos de todo el país. En algunos casos utilizarían los servicios financieros que les ofrecen para ocultar ventas de cosechas o animales y evitar de ese modo el pago de impuestos.

Hay mutuales que cobran 4 pesos de cuota social y entregaron préstamos cercanos al millón, muy superiores a todo su patrimonio. Una entidad se presentó recientemente en concurso de acreedores y hasta el momento son pocos quienes se presentaron a reclamar su dinero, supuestamente porque no lo podrían justificar ante la AFIP. Estos son algunos de los hechos que llevaron al organismo a dictar su resolución.

En concreto, las mutuales deben informar todos los meses el monto total de los depósitos de sus asociados superiores a 10.000 pesos, los saldos de sus cuentas también mayores a esa cantidad, las colocaciones a plazo sobre ese piso y los préstamos o ayuda económica mutual, gestión de cobranzas, cesión de derechos y créditos también mayores a 10.000 pesos. “El mecanismo de información no supone calificarlas de nada, pero cuando un sector representa algo así como el 12 por ciento de los depósitos es razonable que tengamos más información. No supone ninguna intromisión en la actividad, ni ninguna regulación, sino sólo obtener mayores niveles de información”, había remarcado Moroni ante este diario. Estas entidades seguirán exentas de Ganancias y con el resto de los beneficios impositivos, pero de ahora en más estarán obligadas a precisar la captación de dinero que realizan, así como los préstamos que entregan.

Comentá la nota