El Museo de Bellas Artes incorporará una importante obra de Antonio Berni

Está entre los cuadros iniciales de la serie de Juanito Laguna. Se anunció en arteBA.
Guillermo Alonso, el director del Museo Nacional de Bellas Artes, anunció anoche la inminente compra de una obra del gran artista argentino Antonio Berni, que pasará a integrar la colección del principal museo del país. Pesadilla de los injustos –una obra de 1961, acrílico y esmalte sobre tela; que mide 3x4 metros– es uno de los primeros cuadros de la serie de Juanito Laguna y ha integrado las muestras más importantes de Berni, desde la bienales de Venecia y Porto Alegre, a la retrospectiva que le dedicó el Malba en el año 2005.

El cuadro –que ahora pasará a ser patrimonio nacional– se exhibía en el stand de la galería uruguaya Sur, en la muestra arteBA, y hasta ahora pertenece a Lily Berni, la hija del pintor. Aún no se anunció oficialmente el precio que se pagará por el cuadro, pero fuentes cercanas a arteBA señalan que el mismo rondaría los 500 mil pesos.

En la información brindada oficialmente por arteBA sobre la selección de Pesadilla de los injustos, el director del Museo justifica la elección tanto por su importancia como obra individual como por su relación con los otros cuadros que ya están en la colección de Bellas Artes.

Dice Alonso: "Pesadilla de los injustos es una obra clave en el comienzo de la serie narrativa de Juanito Laguna, como tal fue expuesta en (la galería) Witcomb. Una pintura extraordinaria por su calidad, su importancia histórica, sus dimensiones museográficas y su riqueza iconográfica, que la ha convertido en una obra emblemática en la producción del artista. Su inclusión en la colección potenciaría el patrimonio de las restantes obras de los años 60, entablaría un diálogo con artistas Informalistas y de la Otra Figuración. Su incorporación complementa a Juanito Laguna aprende a leer. De este modo, el Museo Nacional de Bellas Artes puede, entonces, señalar la vertiente narrativa, política y social de esta serie conjuntamente con su línea de 'Monstruos'."

Formalmente, el anuncio de ayer habla de la "proposición de esa obra para su incorporación a la colección" del Museo Nacional de Bellas Artes. La pintura fue elegida por el Comité de Selección del Museo, integrado por el director, la ex ministra de Cultura de la Ciudad, Silvia Fajre, el ministro de la Dirección General de Asuntos Culturales de la Cancillería Sergio Baur y la directora de la fundación Proa, Adriana Rosenberg.

Este es el primer paso de un proceso administrativo que sigue con la aceptación del proyecto por parte de la comisión de adquisiciones del Museo de Bellas Artes.

Los fondos para la compra saldrán del propio presupuesto del museo, que desde este año cuenta con una partida anual para hacer adquisiciones.

El director está entusiasmado: "Creo que no habrá inconveniente y será un proceso dinámico. Lily Berni aceptó venderlo y el museo tiene los fondos. Para mí, esta es una obra incuestionable", le contó Alonso a Clarín.

En su intervención de ayer, en arteBA, Alonso hizo referencia a un trago amargo: el robo de 15 obras de Antonio Berni en julio de 2008. Esas obras le pertenecían a José Antonio Berni, el hijo del artista, y hasta ahora no se ha recuperado ninguna de ellas. Con ellas, se estaba conversando sobre la posiblidad de abrir una sala dedicada a Berni en el Museo.

Antenoche, durante un homenaje al pintor Carlos Gallardo (fallecido en un accidente de autos en 2008) en arteBA, Alonso le contó informalmente a Clarín que todavía mantiene la idea de abrir esa sala pero señaló que el patrimonio actual del museo resultaba insuficiente para hacerlo. "Tenemos apenas cuatro cuadros (más un cuadro que está en la sede del Bellas Artes en Neuquén) y algunos dibujos", comentó, aunque no adelantó nada sobre el anuncio que haría, en menos de 24 horas, a pocos metros de allí.

Según contó hoy, tras el anuncio, Alonso conocía bien la obra pero el interés se disparó cuando apareció en venta en arteBA.

Aunque la obra se exhibía en la galería Sur, Alonso adelantó que no se pagará una comisión. La compra se le hará directamente a la propietaria, que, declaró el director, le hizo al Museo Nacional un descuento importante.

Comentá la nota