El muro volvió a caer, esta vez en plena Avenida de Mayo

El muro volvió a caer, esta vez en plena Avenida de Mayo
Un dominó gigante unió Berlín y Buenos Aires. Ambas capitales están ligadas por intercambios culturales desde hace 15 años. Así se homenajeó la hermandad y se recordó el histórico suceso de 1989. Las 200 piezas fueron pintadas por chicos.
El lunes pasado, Berlín se llenó de memoria para celebrar los 20 años de la caída del Muro. Como buena "hermana", Buenos Aires repitió la ceremonia: ayer, en la Avenida de Mayo, el Gobierno porteño y la Embajada de Alemania organizaron un acto en el cual se tiró un dominó de 200 piezas, todas intervenidas artísticamente. Lo disfrutaron unas 15.000 personas.

¿Por qué lo de "hermana"? Porque desde hace 15 años las capitales de Argentina y Alemania tienen un convenio de hermandad, que permitió varios eventos artísticos (ver De Borges...). De hecho, Buenos Aires fue la única ciudad del mundo donde se replicó la caída del Muro con un dominó.

El acto comenzó a las 15.30, en Avenida de Mayo y Bolívar, frente a la Casa de la Cultura. Tocaron las orquestas del Conservatorio Manuel de Falla y la Sinfónica de la Ciudad, que interpretaron desde los muy porteños tangos hasta piezas de música de Beethoven y Haendel. Mientras, algunos chicos seguían pintando piezas para sumarlas al dominó.

Es que, al igual que en Berlín, el atractivo principal eran las 200 piezas. De telgopor y forradas en lienzo, cada una medía 2,5 metros de alto, 1 de ancho y 40 centímetros de grosor. Con dibujos alegóricos a la paz, ocuparon las cinco cuadras desde Perú hasta Bernardo de Irigoyen. Fueron pintados por alumnos de escuelas alemanas y de institutos de arte de la Ciudad.

Entre las autoridades estuvieron el ministro de Cultura porteño, Hernán Lombardi, el vicepresidente de la Legislatura Diego Santilli (a cargo del Gobierno porteño por el viaje a España de Mauricio Macri), el embajador alemán Günter Kniess y representantes de la ciudad de Berlín, incluido Wolf Kuhnelt, el artista que tuvo la idea del dominó. "El lema del acto es La Cultura derriba Muros, porque entendemos que sigue haciendo falta derrumbar los muros de intolerancia y falta de diálogo, y eso se logra con más cultura", aseguró el ministro Lombardi.

Pasadas las 16, el locutor Fernando Bravo presentó el momento cúlmine. Unos 25 chicos elegidos entre el público empujaron la primera pieza y dispararon el "efecto dominó", mientras el tenor Darío Volonté cantaba el Saludo a la Bandera.

"El Muro era una pared que dividía a los rusos de los norteamericanos", "el Muro estaba en China", "los alemanes no se podía juntar porque estaba la pared"... Estas, y otras parecidas, fueron algunas de las respuestas, inocentes, de los chicos que empujaron el dominó: Alvaro Aráoz, Santiago Díaz, Facundo González, Marcelo Gori, Camila y Julián Bresnei, Francisco West, María de las Victorias Barbizotti y los hermanitos Joel, Jerén y Jorge Vergara, entre otros.

"Estuvo muy emotivo. Me parece bien que se recuerde la historia con una actividad cultural como esta", opinó Rosa Marquez, una vecina que se acercó y sacó fotos con su celular.

Ahora las 200 piezas del dominó serán llevadas a museos y edificios públicos de la Ciudad. Salvo dos, que serán exhibidas en Berlín. A cambio, dos de las fichas del dominó berlinés vendrán a la Dirección de Museos de la Ciudad, que queda en Costanera Sur, curiosamente en el edificio donde funcionara la cervecería Munich.

Comentá la nota