Un muro que cuesta cada vez más

El gobierno norteamericano ya gastó más de mil millones de dólares en la construcción de un muro fronterizo, que no funciona. A los tres mil kilómetros de muro de cemento, Washington debía agregar un muro electrónico, compuesto por torres de vigilancia, sensores de movimiento, radares y otros artilugios de última tecnología
Ese era y aún es el plan. Pero según advirtió ayer la Oficina de Contraloría del Congreso, aunque el dinero se sigue destinando a este proyecto, la tecnología mencionada aún no existe. "Los retrasos exigen a la Patrulla Fronteriza apoyarse en la tecnología existente para garantizar la frontera, en lugar de utilizar la más avanzada", explicó el informe, divulgado en una reunión con legisladores y expertos.

El análisis, de 47 páginas, deja entrever que el gobierno está al tanto de sistemáticas demoras y fallas, y por eso amplió el plazo final siete años. Según el plan original de George W. Bush, el despliegue del muro electrónico debía estar listo para el final de este año fiscal, es decir, a principios del mes que corre. Sin embargo, adelantó el texto, la fecha se postergó hasta el final del año fiscal 2016.

Pero la tecnología no es el único problema del plan de Bush hijo. Hasta ahora sólo se lograron construir mil de los tres mil kilómetros que tendrá la valla de cemento y con cada demora el costo de construcción crece. "Lo que antes costaba 3,5 millones de dólares por milla (1,6 kilómetro) ahora cuesta 6,5 millones", advirtió la representante demócrata Loretta Sánchez.

Además, esa valla ya sufrió en un año más de tres mil violaciones, según el informe. "La valla física no asegura la frontera", denunció recientemente el republicano Mark Souder en una sesión del Comité de Seguridad Interna y Contraterrorismo. Por eso, agregó, es necesario avanzar con el llamado muro electrónico. Pero la Oficina de Contraloría del Congreso pronosticó que si la Casa Blanca sigue adelante con el proyecto deberá desembolsar al menos 6500 millones de dólares en las próximas dos décadas.

La oficina responsable del informe es un órgano contralor del Capitolio, que se ocupa, entre otras cosas, de advertir cuando un proyecto aprobado excede su presupuesto inicial. En este caso, el texto va aún más lejos y advierte que el muro fronterizo no sólo costará mucho más de lo que prometió Bush, sino que nada asegura su efectividad. "Se comenzó un despliegue de la infraestructura táctica, pero su impacto en la seguridad fronteriza no se ha medido", alertó el órgano legislativo.

Comentá la nota