Municipios usaron sólo el 47% del fondo "Soja"

El porcentaje de dinero federal proveniente de las retenciones a las exportaciones de granos sirve para financiar obras de infraestructura. Hasta fines de setiembre se acreditaron $ 19,8 millones para los 19 intendentes, pero sólo se invirtieron unos $ 9,4 millones.
Casi la mitad de la plata que remitió la Nación por medio del Fondo Federal Solidario aún no fue utilizada por los municipios, pese a que se trata de un aporte extra que los intendentes pueden destinar a obras públicas.

En rigor, según una planilla oficial de la Dirección de Relaciones Municipales (dependiente del Ministerio del Interior) con datos al 23 de setiembre pasado, desde el poder central enviaron a las administraciones del interior tucumano casi $ 19,8 millones. De ese total, sin embargo, sólo fueron gastados unos $ 9,4 millones. Es decir, alrededor del 47% del total de recursos girado.

El Fondo Federal Solidario fue creado el 19 de marzo pasado, por decreto presidencial 206, luego del conflicto entre el Gobierno nacional y las entidades que representan a los productores rurales. Entró en vigencia el 1 de abril, con un régimen de coparticipación a las provincias del 30% de los montos "efectivamente recaudados en concepto de derecho de exportación de la soja" y para financiar, "en provincias y municipios, obras que contribuyan a la mejora de la infraestructura sanitaria, educativa, hospitalaria, de vivienda o vial en ámbitos urbanos o rurales".

Las gobernadores, para poder hacer uso de ese dinero, debieron adherir a la disposición nacional. En ese sentido, José Alperovich rubricó el decreto acuerdo 14/3 el 23 de marzo. La Legislatura, un día después, refrendó ese decreto mediante la sanción de la Ley 8.174 y, finalmente, el Poder Ejecutivo firmó el decreto reglamentario el 26 de marzo.

En esa norma se aclaró que los fondos provenientes de las retenciones a la soja no podrían ser utilizados para el financiamiento de los gastos corrientes. Además, se especificó que el 30% de los recursos que ingresen serían distribuidos entre los 19 municipios y las 93 comunas rurales, "con idéntica proporción a la determinada en la ley provincial de coparticipación de los recursos nacionales". Finalmente, se delegó en manos del Ministerio del Interior, que conduce Osvaldo Jaldo, la responsabilidad de controlar la utilización de los fondos.

Discrecional

Si bien el goteo del dinero federal es diario y automático (según los ingresos producidos por las exportaciones) a una cuenta especial habilitada por el Gobierno en el Banco Tucumán, el reparto es similar al que se aplica para el Fondo Fiduciario, con el que la Provincia financia trabajos en las administraciones del interior.

Efectivamente, cada intendente debe presentar un proyecto de obra a concretar con los recursos del Fondo Federal Solidario. El Ministerio del Interior tiene la facultad de evaluar el expediente y, según la disponibilidad de plata, autorizar su utilización para ese fin específico. Una vez que cada jefe municipal rinde cuentas de lo gastado, puede solicitar nuevos envíos.

Así se explica que haya municipios, según consta en la planilla oficial a la que accedió LA GACETA, que proporcionalmente ejecutaron mucho más que otros. Por ejemplo, a San Miguel de Tucumán se le acreditaron casi $ 9 millones hasta la última semana de setiembre, pero sólo dispuso efectivamente de casi $ 3 millones. En su haber queda un saldo sin ejecutar de unos $ 6 millones. En la otra vereda aparece Banda del Río Salí, que utilizó unos $ 950.000 del $ 1 millón que le correspondió. En una proporción similar de uso también figuran Tafí Viejo, Famaillá, Juan Bautista Alberdi, Yerba Buena, Graneros y Simoca, el único municipio en manos de la oposicón: el radical Luis González.

Como sólo el 30% de los recursos que llegan a Tucumán mediante el Fondo Federal Solidario se coparticipa a los municipios y a las comunas rurales, el Poder Ejecutivo también cuenta con dinero proveniente de la soja. De hecho, para compensar la caída en la coparticipación federal de impuestos, la Provincia destina $ 5 millones mensuales para que el Instituto Provincial de Vivienda y Desarrollo Urbano financie la ejecución de planes habitacionales. Según las previsiones que figuran en el proyecto de Presupuesto 2010, el año entrante Tucumán recibirá $ 137 millones por este mismo concepto.

Comentá la nota