Municipios: Pomán también entró en emergencia económica

A través de un decreto firmado ayer por el intendente Francisco Gordillo, el municipio del oeste es el segundo, después de Fray Mamerto Esquiú, que declaró la emergencia financiera. El 125 % de ingresos de la comuna es destinado al pago de sueldos.
Ajustes, despidos, reducciones, fusiones de áreas y cesación de pago, son algunas de las medidas por parte de los intendentes a la hora de verse imposibilitados de tomar otras alternativas para dar soluciones ante la crisis financiera por la que atraviesan las comunas provinciales.

En este sentido, el intendente de Pomán, Francisco Gordillo, indicó que ayer, en horas de la mañana, se firmó el decreto, a través del cual se declara a la comuna en emergencia económica y financiera.

Ante esto, el jefe comunal señaló que se redujeron al máximo todos los gastos, restando sólo el pago de sueldos, considerando, que de no alcanzar con lo que se recaude, se esperará los fondos que ingresen para ir pagando.

"Al no alcanzar lo de la Coparticipación, ni fondos que envíe la Provincia, tuvimos que readecuar el plan de recaudación", subrayó Gordillo.

Asimismo declaró la supresión de gastos superfluos como los que se hacían con fondos propios, cumpliendo sólo servicios indispensables, como la recolección de residuos.

En diálogo con La Unión, el intendente comentó que se evalúa un plan de reajuste dentro del gabinete, observando que la comuna a su cargo sería la de menor cantidad de funcionarios, incluidos concejales. "El municipio consta con un gabinete de 17 funcionarios y direcciones, que llegado el momento, algunos que eran empleados, volverían a serlo", anunció.

Comentá la nota