Municipios obligados a suba general de sus tasas

Al igual que un cada vez más nutrido lote de gobernadores, también intendentes de distintos puntos del país se ven obligados a apelar al aumento de tasas para enfrentar las urgencias de las cuentas locales, castigadas por la estrechez de los presupuestos, el impacto de la crisis del agro y, ahora, los coletazos de la debacle financiera mundial.

Por caso, intendentes bonaerenses anticiparon un fuerte incremento en los tributos municipales para el año próximo -de entre 30% y 40% promedio- e incluso hablaron de un panorama «negro», ante el aumento de los costos sociales que «ya generan la inflación y la crisis internacional».

Los caciques locales reclaman, además, una mayor asistencia de parte de los Estados provinciales y Nación para hacer frente a las obras públicas de mayor envergadura, aunque señalan que mientras tanto deberán «hacer números propios» para solventarse ante la falta de ayuda.

Este fenómeno se hace más fuerte en las localidades ubicadas en el interior de la provincia de Buenos Aires, más dependientes del movimiento económico que genera el agro, especialmente efervescente este año.

En este marco, los concejos deliberantes locales serán los encargados de evaluar la factibilidad de las propuestas que los Ejecutivos enviaron en estos días, luego de haber evaluado el ejercicio presente.

En este sentido, el jefe comunal de Junín, el radical Mario Meoni, confirmó que la « propuesta es subir 40% las tasas porque dimos durante este año aumentos salariales por 30% y registramos aumentos de los gastos corrientes que nos obligaron a postergar la obra pública local».

También indicó que en el nuevo presupuesto, 15% de los fondos que se había destinado para obras públicas para el ejercicio actual se verá sensiblemente reducido para el año próximo, cuando sólo invertirán « 6 ó 7%» de los gastos supuestos. Meoni, uno de los intendentes cobistas que formó parte de la Concertación K, se mostró « preocupado por la retracción de obra propia» dañada por «una creciente inflación».

Obra pública

En tanto, el intendente de Pergamino, Héctor Gutiérrez, sostuvo que cerrarán el año con « equilibrio» financiero, pero señaló que registraron un incremento de gastos de «35% de setiembre del año pasado contra setiembre de este año, que llevó a eliminar la obra pública».

Adelantó, entonces, que plantearán un aumento de 30% en tasas, «que va a permitir la recaudación de 8 y 10 millones de pesos, destinadas a la obra pública».

La situación en los municipios del conurbano bonaerense no es distinta, aunque sus jefes comunales se muestran menos dispuestos a aceptar públicamentesus dificultades para equilibrar las cuentas. Por caso, el secretario de Coordinación de Gabinete y Hacienda de Almirante Brown, Jorge Herrero Pons, señaló que el municipio cerrará con un «mínimo superávit» el ejercicio actual y se mostró confiado en poder afrontar un presunto golpe local de la crisis financiera internacional. Sin embargo, no descartó que durante el ejercicio 2009 se presenten aumentos en las tasas municipales, aunque advirtió que primero deberán analizar de manera «detallada» los gastos y las necesidades.

En sintonía, en la provincia de Córdoba los jefes comunales también apuestan a esta estrategia. «No hay un criterio único por parte de los intendentes, pero se puede decir que la inmensa mayoría va a generar alguna recomposición de las tasas, donde van a redondear un 15 ó 20 por ciento como piso, aunque algunos van a plantear reajustes más fuertes», anticipó días atrás el jefe comunal de Oncativo y jefe del bloque de intendentes justicialistas en la Mesa Provincia-Municipios, Osvaldo Vottero. Mientras tanto, en esta provincia los municipios piden auxilio para abonar sueldos. En esa línea, solicitarán al gobierno del justicialista Juan Schiaretti que una cuota del fondo para obras públicas pueda destinarse al pago de salarios a sus agentes.

Numerosos municipios y comunas de Córdoba comienzan a acusar los efectos de la recesión, y se aprestan a plantear la cuestión esta semana en la Mesa Provincia-Municipios, en busca de una solución temporal que les permita a los más comprometidos afrontar el medio aguinaldo del segundo semestre y otros gastos de fin de año.

Mientras tanto, las estrategias de subir tasas se repiten en otros municipios del interior, e incluso en capitales, como Posadas y Paraná.

En tanto, también en la localidad de Chajarí, en Entre Ríos, el Poder Ejecutivo impulsa una fuerte suba de tasas municipales. El proyecto, que ingresó la semana pasada al Concejo Deliberante, contempla importantes incrementos en rubros como terrenos baldíos, aserraderos y whiskerías.

Comentá la nota