Municipios San Isidro

Jorge Álvarez: "No vinimos al Concejo Deliberante sólo a fiscalizar
En diálogo con La Noticia Web, el flamante edil radical explicó la postura que tendrá su bloque en el Concejo Deliberante local. Expresó que trabaja con brazos abiertos para que haya un retorno de dirigentes a la UCR, pero "con compromiso".

El radical Jorge Álvarez asumió hace pocas horas como concejal de San Isidro. El 28 de junio encabezó la lista del Acuerdo Cívico y Social, seguido por el titular del ARI en el distrito, Ricardo Aragona, que también juró como edil. En diálogo con La Noticia Web, el joven correligionario expresó la postura que tendrá su bloque en el Concejo Deliberante local.

"Yo formo parte de un partido, la Unión Cívica Radical, que tiene en su esencia una cultura de gobierno, que no es una cultura oficialista. Es un partido que ha luchado mucho, por el sufragio universal, por la institucionalidad, por la recuperación del a democracia, que tuvo presidentes, gobernadores, intendentes. Hay una cultura de gobierno, eso no significa que seamos oficialistas. Miramos las decisiones que se toman en el Estado desde esta perspectiva. Cuando me preguntan sobre mi postura en el Concejo Deliberante yo digo claramente que tenemos una agenda, una autonomía, y queremos mejorar la calidad de vida de la gente. Para eso hay que tener una mirada sobre un todo. No vinimos al Concejo Deliberante exclusivamente a fiscalizar. Vinimos a proponer y tratar de mejorar las cosas que se hacen. En esto tenemos una diferencia con partidos que no tienen raigambre histórica, que se sienten exclusivamente opositores. Tenemos la idea de que hay que mirar la política pública", comenzó diciendo el flamante edil.

PARECE HABER DOS CAMINOS, EL DE LA OPOSICIÓN DURA Y FISCALIZADORA, O LO QUE TIENE LA GESTIÓN Y EL ACOMPAÑAMIENTO CON IDEAS PARA LA CONSTRUCCIÓN COLECTIVA.

Hay una idea divisoria: el silogismo o el no. Está el silencio y acompañamiento, que empobrece a la política y la embrutece. Y está la negación.

¿USTEDES ELIGEN EL SÍ?

No. Yo elijo otra cosa, que es el debate de las ideas. La discusión de la política. La definición de oposición u oficialismo es que uno forma parte del oficialismo si es parte de las decisiones de gobierno, y eso no significa tener que decir a todo que sí, pero hay un ámbito donde se discute. El que no forma parte de la discusión de la obra del gobierno, naturalmente no se es oficialista, y eso no significa tener que decir a todo que no. Al país le hace muy mal en este momento. Es la trampa y el retraso a la cual nos lleva el kirchnerismo como cultura política. Nos obligan a decir si o no.

MÁS ALLÁ DE ESA CUESTIÓN BINARIA, APARECE LA CONTRACARA CON UN COSTADO REACCIONARIO. QUIEN NO COINCIDE QUEDA PEGADO DEL LADO DE LA MESA DE ENLACE, POR EJEMPLO.

Hay un funcionamiento espejo. Cierta oposición de la derecha argentina funciona como el kirchnerismo: o estás conmigo o estás en contra. Y en la Argentina del kirchnerismo hubo cosas interesantes. Yo no le creo al kirchnerismo, pero soy muy claro si se tiene que discutir si se estatizan los fondos de pensión de las AFJP, creo que nos tiene que encontrar a favor. Si la discusión es si estatizamos Aerolíneas Argentinas o no, creo que es falso. En el orden local pasa lo mismo. Yo tengo diferencias sobre el orden de ponderación del gasto público, porque creo que en materia de seguridad es bueno y necesario que haya patrulleros comunales, pero es mejor que haya un gasto mucho mayor en materia social, que se trabaje en prevención, que haya acompañamiento a los chicos en los barrios, que se evite la deserción escolar. Tengo una diferencia sustancial, igual que en el criterio de la salud. ¿Con qué se utilizan los recursos, cuánto se invierte en atención primaria?

UN PENSAMIENTO MEZQUINO PUEDE LLEVARNOS A DECIR QUE SI POSSE SE ACERCA AL PARTIDO RADICAL Y EL PARTIDO RADICAL SE ACERCA A POSSE, A JORGE ÁLVAREZ NO LE VA A QUEDAR OTRO CAMINO.

Como bien decís, sería una interpretación mezquina. Yo formo parte de los que nos quedamos en el radicalismo cuando era mala noticia ser radical. Estoy muy contento, entusiasmado y dispuesto a que todos vuelvan al radicalismo. No solo por una cuestión estratégica del radicalismo, sino por una cuestión estratégica de la Argentina. El radicalismo tiene que volver a ser un partido fuerte porque hay que construir la alternativa al kirchnerismo, a la cultura del peronismo que en la provincia de Buenos Aires expresan los intendentes como Hugo Curto. Para eso hace falta un partido radical fuerte. Sino ese espacio lo ocuparía la derecha, Macri, De Narváez. Tenemos muy en claro estos días, con los problemas que existen en la Ciudad de Buenos Aires, el problema que significaría esto para el país. Estoy entusiasmado con que el radicalismo vuelva a ser grande. A pesar de que tal vez, como vos decís, al negocio del vedettismo de cada uno de nosotros no le convenga. Pero yo trabajo para eso, y con los brazos abiertos.

También creo que esa vuelta no debe ser light o hueca, tiene que ser con compromiso. Defendimos valores y pedimos que se sigan defendiendo.

Comentá la nota