Los municipios del PJ están en la mira de los piqueteros antikirchneristas

Coordinarán acciones para ingresar en las cooperativas de La Matanza; le siguen Merlo y José C. Paz.
Repetirán una y otra vez que, gracias a las marchas y campamentos, lograron torcerle el brazo al Gobierno y a los intendentes del conurbano que pretendían dejarlos afuera del plan oficial de cooperativas. Pero los piqueteros no kirchneristas saben que, a cinco meses de la creación del Plan Argentina Trabaja, apenas si alcanzaron a anotar un 10% de los 128.900 inscriptos que reconoce oficialmente la Casa Rosada.

Y, encima, casi ninguno de sus militantes empezó a capacitarse o trabajar, el paso previo para aspirar a los $ 1200 de sueldo del programa social.

Consultados por LA NACION, dirigentes de la Corriente Clasista y Combativa (CCC), Barrios de Pie y el Polo Obrero, las tres organizaciones piqueteras más importantes dentro del arco opositor al kirchnerismo, reconocieron estar en tratativas para inscribir a unos 12.000 cooperativistas para que desarrollen tareas en los municipios bonaerenses. Sólo la mitad habría superado la primera fase de controles.

Claro que esa cifra incluye también a los militantes del MST-Teresa Vive y el Movimiento Territorial de Liberación, así como a un tercer grupo, compuesto por las 20 organizaciones que a principios de diciembre acamparon durante 40 horas frente al Ministerio de Desarrollo Social, y que tienen como principales exponentes al Frente Darío Santillán y el MTD Aníbal Verón.

En contraste, la estructura de base de los barones del conurbano y de los piqueteros oficialistas, como el Movimiento Evita, de Emilio Pérsico, la Central de Movimientos Populares (CMP), que dirige Luis D´Elía, y, en menor medida, el Frente Transversal, de Edgardo Depetri, coordinaron las restantes 100.000 inscripciones, sin tomar en cuenta los 15.000 planes que fueron destinados a Tucumán.

Todos apuntan al Movimiento Evita como el grupo más beneficiado por el plan de cooperativas, no sólo por su adhesión al kirchnerismo y al PJ, sino por la presencia de miembros de esa organización que revistan como funcionarios tanto de Desarrollo Social como en los municipios del PJ. Dirigentes de esa fuerza dijeron a LA NACION que desconocían cuántos militantes habían podido inscribirse. "Lo único que importa es que los inscriptos sean desocupados, no nos fijamos en su color político", dijo un alto dirigente con poder en la administración nacional.

A modo de referencia, un dirigente cercano a D´Elía confió a LA NACION que la CMP logró anotar a 5000 desocupados. "No es ni un tercio de lo que tiene Pérsico", cerró, bajo condición de no ser nombrado.

Nadie desconoce el peso político que esas 100.000 inscripciones -o 300.000, de acuerdo con los planes del Gobierno- tendrán en las internas abiertas y obligatorias que consagrarán a los candidatos a intendentes, gobernador y presidente, en 2011.

Presión por La Matanza

Ante la evidencia del fracaso de las gestiones individuales frente a los intendentes y los funcionarios de la ministra Alicia Kirchner, dirigentes piqueteros opositores que hasta no hace mucho se miraban con recelo se reunirán el martes para definir la estrategia de la primera batalla: lograr inscribir a sus militantes en La Matanza, el distrito más poblado del conurbano y en el que, según coinciden todos los grupos, la red de punteros del PJ se ha mostrado inexpugnable.

Pero las protestas conjuntas se extenderán a otros municipios. Según pudo saber LA NACION tras consultar a referentes de distintos grupos, la lista está encabezada por Merlo y José C. Paz, donde ninguna organización opositora pudo insertarse.

Le siguen La Plata, San Isidro y Vicente López, pero no por la intransigencia de sus administraciones, sino porque el programa de cooperativas no funciona en esos distritos. LA NACION intentó comunicarse con el Ministerio para conocer las razones de esa exclusión, pero las llamadas no fueron respondidas.

La situación en el resto de los distritos varía según el grupo consultado, aunque hubo coincidencias en destacar las trabas existentes en Almirante Brown, Lanús, Bahía Blanca, Tandil, Quilmes y Berazategui.

Con críticas aisladas figuran Escobar, Esteban Echeverría, Florencio Varela, San Martín y San Miguel, mientras que sólo hubo tres distritos destacados por no entorpecer la inclusión de las organizaciones de base antikirchneristas: Morón, Moreno y Lomas de Zamora.

Comentá la nota