Los municipios dudan si están comprando medicamentos buenos

En la jornada de ayer en la Edición Nacional del Diario EL DEBATE, en su portada se vio el escándalo por el allanamiento de remedios falsos. Por este motivo, este multimedio habló con el doctor Norberto Santana, que nos informó acerca de esta gran problemática que se vive en nuestro país con distintas droguerías.
En el día de ayer se conoció la noticia de que un comerciante, su esposa y un bioquímico quedaron detenidos en dos allanamientos efectuados en los barrios porteños de Flores y Mataderos, donde hallaron grandes cantidades de precursores qui-micos vencidos, sin rotular y sin las medidas de seguridad adecuadas.

En los allanamientos encontraron "cianuro de sodio, ácido sulfúrico, anhídrido acético, cloroformo, sulfato de zinc, alcohol etílico, alcohol butílico, sulfato de magnesio, entre otros precursores químicos que se utilizan en la fabricación de medicamentos", según las declaraciones del Comisario a cargo.

Allí descubrieron un depósito con unos cien tachos y bolsas que contenían precursores químicos, almacenados en forma clandestina.

Esto es algo que ya viene pasando desde hace muchísimo tiempo en nuestro país, por este motivo EL DEBATE dialogó con el doctor Norberto Santana, ex director de Atención Primaria de la Municipalidad de Zárate, que nos informó acerca de esta problemática.

Medicamentos falsos

"Hay que hacer una gran dife-rencia. Cuando uno habla de medi-camentos falsos, uno lo que está diciendo es a que tipo de medicamentos le vamos a llamar medicamentos falsos.

Por un lado está el medicamento falso que no tiene la droga que dice contener. Es lo que ha pasado aparentemente en algunos medi-camentos, por ejemplo oncológicos. Con lo cual la consecuencia es que uno le está dando a un enfermo, un medicamento oncológico, con la ilusión, con la esperanza de mejorar o entre comillas curar su enfermedad, y no le va a hacer nada.

No sólo el médico sabe que no le va a hacer nada, sino que la droguería provee a una institución, sea estatal o privada, está cometiendo un delito muy grave. Se está vendiendo un medicamento que en su composición no tiene la droga que dice tener", sostuvo el doctor acerca de una de las situaciones más comunes que aparecen a la hora de algún fraude de este tipo.

Medicamentos vencidos

Hizo referencia sobre otras de las preocupaciones que genera este negocio turbio. La venta de medicamentos vencidos puede generar distintos trastornos. "otro problema es que hay medicamentos que ya se ha comprobado, que por ejemplo están vencidos. Adulteran las fechas de vencimiento, con lo cual por un lado puede perder efecto y por otro lado puede traer algunos trastornos, que pueden ser mínimos o pueden ser más graves", destacó Norberto Santana.

Maneras

En tanto, se interrogó sobre la forma en que esto llega a suceder en nuestro país.

"¿Cómo adulteran los medicamentos y hasta dónde puede llegar a la gente? Es de mil maneras, porque un medicamento que no tenga la droga específica, un medicamento que este adulterado puede causar la muerte, así que es muy grave lo que está pasando", reveló.

Incertidumbre

El ex-director de Atención Primaria de la Municipalidad de Zárate, habló sobre la incertidumbre que tienen los distintos médicos de llegar a obtener medicamentos truchos, por parte de las droguerías.

"La inseguridad que tiene el médico, en lo referido a la salud pública, nosotros tenemos distintos medios de adquirir medicamentos. Los municipios solicitan los medicamentos a distintas droguerías, lugares que en teoría están haciendo las cosas bien. Legalmente están habilitadas para vender los medicamentos.

Hoy por hoy nosotros nos miramos entre todos y decimos ¿Habremos comprado los medicamentos correctos?, porque lo que yo veo es que desde una droguería, que es de donde aparece la famosa droguería San Javier, se ha derivado a un montón de otras. Entonces uno se pregunta, ¿Dónde yo compro, son medicamentos buenos? Es un tema bastante complicado, creo que la preo-cupación no tiene que ser solamente legal, sino una también sa-nitaria", indicó al respecto.

Experiencia personal

Por último, dijo que "la ley está, todos saben que el Estado tiene que controlar, y todos saben lo que se tiene que hacer. Evidentemente acá hubo otras cosas o negocios muy turbios, en el que realmente les importó nada el efecto que podía hacer en la gente esto. Lo que me ha tocado muchas veces en estos años en el sanitarismo, es tener que dar de baja partidas enteras de medicamentos, porque el Ministerio había anunciado que no era un medicamento correcto, porque se habían hecho los análisis pertinentes. Me pasó varias veces, tanto en Zárate como en todas las gestiones", finalizó contando sus experiencias como sanitarista.

Comentá la nota