Municipios cobrarán del "fondo verde" cuando presenten sus proyectos de obras públicas

Están disponibles para los 427 municipios y comunas de la provincia un total de unos 10 millones de pesos. Sin embargo, el gobierno provincial los liberará contra la presentación de las propuestas técnicas.
Los municipios y comunas del interior provincial empezarán a cobrar el dinero correspondiente a la coparticipación federal de las retenciones a la exportación de soja cuando cumplimenten la presentación de sus respectivos proyectos de obras públicas ante el gobierno de Córdoba.

En el transcurso del mes de abril la Nación coparticipó por este concepto 34 millones de pesos a la Provincia, de los cuales el 30% corresponde girar a los 427 municipios y comunas distribuidas en la amplia geografía cordobesa. Esto implica que ya están disponibles en un fondo especial cerca de 10 millones de pesos para los diferentes estados municipales de Córdoba.

Sin embargo, los distintos intendentes del interior y de la propia Capital recién podrán disponer de este dinero cuando presenten las propuestas técnicas de rigor para el desarrollo de una obra de infraestructura básica.

De acuerdo al mecanismo adoptado por el gobernador Juan Schiaretti, con el objetivo de respetar la filosofía del gobierno nacional a la hora de coparticipar este importante recurso impositivo, los diferentes municipios y comunas de Córdoba deben presentarse ante una Unidad Ejecutora creada en el ámbito del Ministerio de Obras y Servicios Públicos para saber qué cantidad de dinero les corresponderá aproximadamente de la nueva "coparticipación sojera".

En esa cartera se ha hecho una estimación tomando como base los niveles proyectados de producción y la cantidad total de toneladas de soja generadas en la última cosecha. A partir de estos datos se ha establecido la presunción de que la Provincia recibirá un poco más de 480 millones de pesos de la Nación por este concepto.

De esa suma, que difícilmente se llegará a cumplir este año, el 70% quedará en manos del Estado cordobés y el 30% restante irá a las arcas de los diferentes municipios y comunas, según el mismo índice que se aplica para distribuir quincenalmente la coparticipación provincial.

Los intendentes y jefes comunales recibieron a principios de abril la directiva de la Provincia en esta materia y saben, desde entonces, que para empezar a cobrar estos fondos de origen sojero deberán presentarse primero ante el Ministerio de Obras Públicas. Allí se les dirá cuánto dinero aproximado recibirán este año y en función de esa cifra luego tendrán que traer los planos y proyectos de una obra pública de relevancia.

Si esta propuesta es aprobada por el Ministerio, se firmará el acuerdo respectivo con cada intendente y de inmediato se le irán girando los fondos mencionados de origen federal.

Hasta el último lunes en la cartera provincial que coordina Hugo Testa se habían presentado 41 propuestas de obras municipales, de las cuales más de la mitad ya fueron aprobadas. Incluso varios intendentes firmaron los convenios de rigor y esperan recibir los primeros fondos en los próximos días.

Desde el gobierno provincial se asegura que la parte proporcional que le corresponde de la coparticipación sojera a los municipios y comunas permanecerá sin tocar en una cuenta especial, a la espera de la aprobación de los diferentes proyectos.

Las fuentes consultadas niegan que este dinero se esté utilizando para otros fines, como cubrir algunos baches existentes en las finanzas provinciales.

Es más, sostienen que en la medida que las obras propuestas por los municipios tengan alguna relación con el Estado provincial (reparación de escuelas, acceso a rutas etc.), se podría llegar a adelantar todo el dinero del año a estas jurisdicciones.

De lo contrario el aporte de la nueva coparticipación "verde" se hará mensualmente a medida que ingresen los fondos federales. Si un intendente se demora tres o cuatro meses en presentar su propuesta, una vez que la misma sea aprobada recibirá el total del monto que le corresponde de una sola vez.

Con este mecanismo y la existencia de la Unidad Ejecutora, el gobierno de Córdoba quiere evitar que estos recursos adicionales generadas por las retenciones federales a la exportación de la soja sean utilizados por los jefes comunales para cubrir circunstanciales déficits de las finanzas municipales o lo que es peor, para pagar sueldos o gastos vinculados a la campaña electoral que ya se vive en cada pueblo.

Comentá la nota