Municipios: capacitación y prevención ante los fenómenos climáticos

Mediante la implementación de Juntas Municipales de Emergencia, se intentará que las comunas de todo San Luis estén preparadas para enfrentar cualquier contingencia que los afecte. Afirman que la acción local podría haber mitigado los incendios del año pasado.
El programa San Luis Solidario, frente a un escenario en donde los fenómenos climáticos son cada vez más intensos, busca que los municipios de toda la provincia estén preparados para enfrentar cualquier contingencia que los afecte. Para ello quiere reflotar una ley promulgada en el 2004, y poner en ejecución las Juntas Municipales de Emergencia, organizaciones autorizadas para dar respuesta ágil e inmediata a sus ciudadanos. La conformación de estas Juntas también contempla, en caso de ser necesario, el asesoramiento y la capacitación a las comunas de parte del ejecutivo provincial.

"Uno de los aspectos que reflejaron los graves incendios que padeció San Luis el año pasado fue la falta de organización local para responder ante la emergencia. Si los municipios, por ejemplo, hubieran tenido sus propios brigadistas, cuartel de bomberos, y transporte; los incendios, con seguridad, habrían sido sofocados antes y no habrían tenido tanta extensión" afirmó Omar Terc, Jefe del Programa de San Luis Solidario, quien consideró que la descentralización es un factor clave para actuar rápido ante fenómenos naturales como crecidas o incendios.

Las Juntas Municipales de Emergencia, cuya presidencia debe ser asumida por el intendente, procuran que las comunidades tengan la capacidad logística para ofrecer los servicios y las infraestructuras básicas e imprescindibles ante una situación apremiante, como alarmas, comunicación, transporte, bomberos, y posibilidad de realizar salvamentos.

San Luis Solidario ya realizó reuniones informativas con aquellos municipios que, por su posición geográfica, son más susceptibles a padecer aluviones durante la época de lluvias. Los intendentes de las poblaciones ubicadas en el faldeo occidental del Comechingones (Desde Merlo hasta la Punilla), como los que están recostados al oeste de la Sierra Grande de San Luis (Quines, Leandro Alem, Candelaria, Luján y Villa de la Quebrada), están al tanto del proyecto. "Elegimos estos sitios porque ahí el agua baja con más fuerza, ya que son zonas en las que falta el manto vegetal por los incendios. A esto se suma que hasta marzo vamos a tener el fenómeno del Niño, lo que provocará que tengamos un verano muy húmedo con muchas precipitaciones. Esto, con certeza, generará crecidas, como la que sucedió hace poco en El Trapiche" explicó Terc.

Comentá la nota