Municipio triplicará tributo para la basura

La Contribución Inmobiliaria contemplaría una muy importante revaluación que, en algunos casos, sería del 300% o más. Es la tasa que se destina para recolección de residuos y alumbrado público, y que actualmente no cubre ni la mitad del primer servicio.

El municipio de Córdoba prevé triplicar sus ingresos por el tributo afectado directamente al pago del servicio de recolección de la basura, según pudo saberse de los proyectos de Código Tributario y Ordenanza Tarifaria que esta semana ingresarán al Concejo Deliberante.

El viernes pasado la Municipalidad elevó al cuerpo legislativo el proyecto de Presupuesto 2009, que prevé erogaciones por un total de 1.600 millones de pesos, lo que significa un crecimiento del orden del 33% por sobre el cálculo en ejecución, que bordea los 1.200 millones.

Si se tienen en cuenta los actuales momentos económicos y el quiebre del ciclo expansivo de los recursos fiscales que se verifica desde la salida de la crisis de 2001, es evidente que el Presupuesto Municipal 2009 plantea elevar las tasas como, por otra parte, ya lo había adelantado el propio intendente Daniel Giacomino.

Si se tiene en cuenta que Comercio e Industria -el tributo de mayores responsabilidades en la formación de los ingresos municipales- ya fue modificado en el segundo semestre de este año y que, además, la coyuntura económica golpeará sobre esta tasa, es evidente que el crecimiento previsto se apoya en el más rezagado de todos: la contribución inmobiliaria.

Las novedades aquí consistirían en derogar la rebaja del 30% que trajo Germán Kammerath en 1999 y que sólo había sobrevivido como un “premio por puntualidad” en el pago, además de una revaluación inmobiliaria selectiva, con prevalencia en los sectores medios y altos.

Funcionarios municipales han adelantado que los ingresos por este impuesto se triplicarían, pasando de los 96 millones anuales de hoy a 300 millones. Ahora, si éste es el efecto de una medida que presiona poco sobre los sectores de bajos ingresos y mucho sobre los de ingresos altos, debe pensarse que podría haber revaluaciones del 300% o más.

Es cierto que el Inmobiliario se ha reducido a su mínima expresión tras 20 años sin revaluaciones y también después del “desagio” que le aplicó Kammerath, inspirado en este punto en los imperativos políticos-fiscales que trajo José Manuel de la Sota a Córdoba.

Una prueba de su actual insignificancia en la composición de los ingresos municipales (representan menos del 10% de los recursos) lo constituye la absoluta insolvencia comunal para hacer frente a los dos servicios que explican la existencia de esta tasa: recolección de residuos y barrido de calles, y alumbrado público. Tan sólo por el primero, el municipio paga -o debe pagar- mensualmente 16 millones de pesos que, por otra parte, son también insuficientes para una necesaria mejora de la calidad de la prestación.

Es tan baja la recaudación por el Inmobiliario que éste ocupa hoy el cuarto lugar en el ranking de ingresos, después de Coparticipación, Comercio e Industria y Automotor.

La aprobación de estas modificaciones impositivas será uno de los desafíos más importantes para la administración de Giacomino, junto a la prometida creación de una empresa municipal destinada a recolectar los residuos y limpiar la zona norte de la ciudad.

Comentá la nota