En el municipio de Trenque Lauquen por la crisis regalan gallinas “para el puchero”

Municipios en problemas: en Necochea el jefe comunal redujo su sueldo, congeló vacantes y eliminó extras. La sequía aprieta al interior bonaerense. Los intendentes reaccionan agudizando el ingenio.
Cuando se trata de recurrir al ingenio para enfrentar la crisis, algunos intendentes bonaerenses parecen llevar la posta. Es que en el interior provincial a la pelea entre el Gobierno nacional y el campo (que paralizó a pueblos enteros) le siguió la sequía y la crisis financiera internacional conformando un panorama desolador.

Frente a ello, algunos municipios ya relevan el impacto de todos estos golpes en los sectores industrial y empresarial de las localidades encontrándose con resultados alarmantes. En cambio otros, recurren a decisiones tan efectivas como llamativas para hacerle frente al contexto económico adverso.

Todos coinciden en que no se sabe cuánto durará la crisis actual y que hay que prepararse para lo peor. Si se trata de medidas originales que además hablan de las necesidades insatisfechas que hay en distritos de la Provincia, en Trenque Lauquen la municipalidad acaba de lanzar un cronograma de entrega de gallinas vivas por los barrios.

El secretario de gobierno, Pedro Roig, dijo que son para consumo y consideró que van a ser sacrificadas enseguida, impidiendo así la aparición de problemas sanitarios. Según informó Roig, “se entrega un solo ejemplar por familia, no es cuestión que nos engañen viniendo dos o tres parientes a pedir para la misma casa, entendemos las necesidades de los vecinos pero tiene que ser parejo para todos”, dijo al tiempo que consideró que “seguro que van a hacer un buen puchero o un escabeche”.

Hasta el momento, la Comuna ya entregó más de un millar de animales. Este programa oficial, que es bienvenido por las familias más pobres de Trenque Lauquen, habla a las claras de la situación extrema por la que atraviesan numerosos vecinos.

Otro caso de accionar concreto frente al sombrío panorama es el de Necochea. Allí el intendente Daniel Molina presentó un plan anticrisis cuyos puntos más salientes son una reducción a la mitad del sueldo del jefe comunal, congelamiento de ingreso de más personal al municipio, suspensión de destajistas y empleados transitorios, suspensión de horas extras después que finalice la temporada, y reducción en el gasto de internet, luz, y teléfono.

Este plan oficial de austeridad en un año que económicamente será muy dificil, incluirá políticas públicas destinadas a desalentar el despido de empleados en empresas privadas a través de la reducción de las tasas.

Si de relevamiento de los efectos de la crisis se trata, Azul lleva la delantera. Diego Santillán, titular de Desarrollo Económico, anticipó que relevaron alrededor de 100 empresas de diversos rubros y tamaños, trabajo que arrojó como resultado que la construcción y el sector agropecuario fueron los más afectados. La crisis aprieta al interior bonaerense. Los intendentes reaccionan agudizando el ingenio.

Comentá la nota