El municipio tomará a 58 planes sociales

Más de cincuenta beneficiarios que trabajan en comedores escolares y jardines maternales ingresarán al Programa de Inclusión Laboral (PIL). Luego de un año serán "blanqueados" bajo un régimen especial.
El Concejo Deliberante aprobó por unanimidad anoche el convenio que la Municipalidad de Santa Rosa firmó con el gobierno nacional para dar respuesta al largo reclamo de los planes Jefes y Jefas de Hogar (JyJH) que trabajan en los comedores escolares y los jardines maternales de la ciudad. El convenio dispone la incorporación de 51 beneficiarios al PIL, un programa nacional que implicará para ellos una suba en sus haberes. Lo mismo ocurrirá con otras siete personas pertenecientes al Programa de Empleo Comunitario (PEC).

En la actualidad, los JyJH cobran 150 pesos del plan propiamente dicho y un subsidio municipal de 500 pesos. De este modo, junto a los PEC, pasarán a cobrar un sueldo equiparado a la categoría 16 de la administración municipal (algo más de mil pesos). El municipio pondrá el mismo dinero que hasta ahora y Nación pagará las sumas necesarias para llegar al salario estipulado.

Deuda.

"Esto que vamos a aprobar es muy importante porque paga una deuda que el municipio tiene con los beneficiarios del Plan Jefes", dijo la abogada radical Cristina Requejo, presidenta de la bancada de concejales del Frepam. La posibilidad de la firma del acuerdo entre el intendente Francisco Torroba y el director nacional de Promoción del Empleo del Ministerio de Trabajo de la Nación, había sido adelantada a finales de abril por la CTA La Pampa.

La ordenanza sancionada ayer incluyó la convalidación por parte del Concejo del convenio que la comuna firmó con el Instituto de Seguridad Social de la provincia de La Pampa, mediante el cual se les otorga a los beneficiarios la cobertura social de Sempre, tanto para los titulares como para sus hijos menores de 21 años.

El plan JyJH fue creado durante el año 2002 en la presidencia de Eduardo Duhalde, como una forma de paliar la aguda crisis social de 2001 que terminó con el gobierno de la Alianza. El programa establece un subsidio de 150 pesos por mes y es administrado por los Consejos Consultivos Municipales, donde se resuelven las altas y bajas. Las beneficiarias santarroseñas protestaron el año pasado en las calles de la ciudad reclamando el pase a planta con el argumento que llevaban entre 6 y 7 años cobrando haberes muy por debajo de la canasta familiar, pero trabajando a la par de los empleados de planta.

Probation.

La sesión de anoche comenzó a las 19.50. El otro tema destacado de la jornada fue la sanción de una modificación a las normas vigentes por la cual el Juzgado de Faltas de la ciudad podrá aplicar la probation a solicitud de los infractores. Los argumentos de la iniciativa los dio el frepamista Marcos Cuelle, quien aseguró que actualmente la única alternativa aplicable para la cancelación de las multas es el pago, mientras que ahora se suma una variante más.

El concejal aseguró que los críticos de la iniciativa aseguraron que de esa manera las personas de bajos recursos tendrían que trabajar para hacer frente a las multas, mientras que los pudientes simplemente las pagarían. En defensa de la modificación el edil resaltó que la probation no es obligatoria, sino a voluntad del infractor, quien puede optar por pagar si así lo desea.

Otro de los proyectos sancionados por el Concejo fue la adhesión de la ciudad en todos sus términos a la Ley Provincial Nº 2083 de Conservación del Patrimonio Cultural. Además, a partir de un pedido de un vecino, los ediles aprobaron una resolución por la cual repudiaron el golpe de estado en Honduras que derrocó al gobierno constitucional del presidente Manuel Zelaya y rechazaron la instalación de bases militares de los Estados Unidos en territorio de Colombia.

Comentá la nota