Municipio, taxis y remises coordinan acciones para una mayor seguridad

Representantes del Gobierno de la ciudad, la jefatura policial y asociaciones de taxis y remises, se reunieron en el Palacio Municipal para abordar el tema de la inseguridad de la que es víctima este servicio de transporte. Se habló de operativos sorpresa, de la necesidad de que los choferes denuncien los robos y la posibilidad de identificar ticketeras.
Con el objetivo de garantizar la seguridad de todos los vecinos, el Gobierno de la ciudad -a través de la subsecretaría de Seguridad y Prevención Ciudadana- convocó una reunión entre los representantes del Municipio, los de la Jefatura Policial y responsables de asociaciones y empresas de taxis y remises.

Estuvieron presentes el subsecretario de Seguridad y Prevención Ciudadana del Gobierno de la ciudad, Diego Poretti; el presidente de la Asociación de Taximetristas de Santa Fe, Alberto Scarpa; representantes del sector remisero y miembros de la Jefatura Provincial de Policía.

“Que los taxis o remises no puedan entrar a determinados barrios por una cuestión de seguridad, nos preocupa tanto como a los vecinos de esa zona que no pueden acceder al servicio”, evaluó Poretti. “Por eso conversamos sobre un abanico de posibilidades para reducir la inseguridad, como por ejemplo, combatir el mercado ilegal en la compra y venta de ticketeras y equipos de comunicación, los chequeos sorpresivos en remises y taxis, y la necesidad de que los choferes denuncien los robos”, detalló el funcionario.

Contra la economía delictiva

La ticketera y equipos de comunicación son el objeto más buscado por quienes delinquen sobre taxis y remises. Actualmente, estos equipos no poseen ningún tipo de identificación que permita saber si son robados o no a la hora de realizar un allanamiento sobre un local de compra-venta de los mismos. “En muchos años no se hizo nada en ese sentido. Ahora estamos evaluando la posibilidad de delimitar la economía delictiva de las tiqueteras con un mecanismo que les de ‘nombre y apellido’ y a la hora de allanar, los resultados sean concretos”, señaló Poretti.

Por otra parte, durante la reunión se conversó sobre la necesidad de que los choferes denuncien los robos e identifiquen asaltantes. En este sentido, el subsecretario de Seguridad y Prevención Ciudadana indicó que se está trabajando para “comprometer a los choferes a que denuncien los hechos y que el trámite de denuncia sea lo más rápido posible para que no pierdan tiempo de trabajo”.

Finalmente, se analizó la realización de operativos sorpresa. “Estamos trabajando con un mapa de la ciudad para ver cómo organizar este tipo de operativos que estarán integrados por personal civil y personal uniformado”, detalló Poretti, quien además solicitó la colaboración de los pasajeros que al momento de los controles estén sobre el vehículo.

Un lugar de encuentro

Según Poretti, la idea es que este las reuniones entre las partes se conviertan en un lugar de encuentro ante cualquier problema que exista. “Tenemos las puertas abiertas”, explicó el funcionario. En efecto, hace poco más de tres meses, el Municipio había convocado a una reunión de similares características a la que se llevó a cabo en la tarde del lunes.

“Necesitamos que los choferes dejen de participar de esta economía delictiva comprando tiqueteras robadas. Esto se suma a los operativos sorpresa, a la denuncia de los choferes, y así vamos poniendo nuestro grano de arena para lograr un mejor servicio tanto para el vecino como para el chofer que recorre las calles de la ciudad expuesto a estas circunstancias”, evaluó Poretti.

Por su parte, el presidente de la Asociación de Taximetristas de Santa Fe, Alberto Scarpa, calificó como positiva la reunión y destacó la “buena voluntad” de las autoridades. “La seguridad se logrará sólo con un trabajo conjunto de todas las autoridades. Hoy el Municipio tuvo la iniciativa de reunirnos pero es responsabilidad de la Provincia que los controles se sostengan en el tiempo. Si los controles duran, disminuirán enormemente los robos”, aseguró.

Comentá la nota