El municipio sale a la caza de los vehículos estacionados en la vereda

La Municipalidad inició una fuerte ofensiva para evitar que los rosarinos estacionen vehículos arriba de las veredas y ya tiene hasta identificado el sector más problemático: el radio comprendido por 27 de Febrero, avenida Francia y el río.
Sólo durante agosto, la Guardia Urbana Municipal (GUM) labró casi una decena de actas diarias de este tipo de infracciones.

   La medida forma parte del plan 2009 de la Comisión de Seguridad Vial de la Municipalidad. "Ahora hay una postura mucho más firme al respecto, porque consideramos que es una conducta que no es la óptima para una sociedad que se precie de ser organizada", destacó el titular de la GUM, Mariano Savia.

   Por el momento, los agentes están llevando adelante los controles en el micro y macrocentro, pero la idea es extender progresivamente los operativos a distintos lugares donde se detecte la problemática, previo relevamiento. "Hay una variedad de situaciones irregulares, pero el vecino debe tener en claro que el vehículo no puede estar estacionado sobre la acera. Por otra parte, detectamos algunos comercios que exponen sus productos en plena vía publica", explicó Savia.

   Cuando la GUM advierte la infracción, realiza el acta de intimación. Si se trata de comercios, también efectúa un control general de las condiciones municipales. "Aún acatada la intimación, corresponde entregar el acta. Luego todo queda en manos del Tribunal de Faltas, que estimará el cobro o no de la multa", destacó el responsable de la GUM

   Savia explicó que, al firmar el acta, el vecino solo queda notificado de la comprobación del inspector, pero no significa que esté reconociendo su responsabilidad. Después podrá ir al tribunal a hacer la descarga correspondiente. En ese rumbo, detalló que existe un nivel de acatamiento "importante", aunque reconoció que se dan algunas circunstancias de reticencia.

Las excusas. Entre las excusas más comunes para eludir la acción municipal, los infractores remarcan que estacionan sus autos arriba de las veredas porque son anchas. Los que tienen negocios, alegan que necesitan mostrar su actividad comercial en forma abierta al público.

   Sobre ese punto, Savia remarcó que "las actividades comerciales son compatibles con el respeto a las normas Se pueden vender motos o autos perfectamente cumpliendo con el Código de Faltas", disparó y agregó que "el principio rector de la vía pública, es la circulación de los peatones".

   Donde existen veredas muy anchas y en casos puntuales, el funcionario observó que "la ocupación debe estar en un marco de razonabilidad, pero no es la idea que se utilice la vía peatonal para algún tipo de muestra que afecte la circulación".

   Savia consideró que las estadísticas locales demuestran que la cantidad de infractores de este tipo ha sido estable, y observó que ante las objeciones del personal municipal "no ha habido mayores resistencias por parte de los vecinos".

Espacios verdes. La ocupación de lugares de recreación también está en la mira. "La GUM tiene una rutina planificada de control del estacionamiento sobre espacios verdes. Se realiza especialmente en las zonas que dan al río, como los parques Urquiza, a la Bandera, Norte y España", destacó Savia.

   En ese sentido, destacó que esa problemática "es un tema que preocupa mucho. Queremos que todos puedan disfrutar de estos espacios y la presencia de autos y motos genera una disminución clara de dichas posibilidades. Para ello, existen lugares donde se puede estacionar ordenadamente. Sabemos que los fines de semana hay muchas familias y turistas que se acercan a los sectores verdes que dan al río, pero es importante mostrar una ciudad ordenada y segura, si se quiere ser un polo turístico", consideró.

   "En los últimos años hubo una concientización muy importante de no ocupar los ingresos a garajes. Los automovilistas han entendido que es una conducta que perturba la convivencia y genera un efecto multiplicador", observó Savia.

Comentá la nota