El Municipio responde ante la polémica por obras en Ramos Mejía

Los edificios torres han provocado en los últimos días una serie de denuncias, controversias e intervenciones mediáticas. Como una forma de aclarar el panorama y puntualizar las acciones del Estado Municipal, la subsecretaría de Control Comunal, Verónica Salvadores, ofreció un informe en el que desarrolla extensamente al tema y sus antecedentes.
Estudios previos y consensos

Con relación a la proliferación de las obras en altura en el Distrito, se ha realizado una investigación exhaustiva en cuanto a su impacto en las zonas donde se radican, lo que llevó a la modificación del Código de Planeamiento en la zona de Ramos Mejía y las normas de Edificación, brindando una importante actualización a los mismos.

Para llegar a un consenso sobre esas reformas se convocó previamente a Audiencias Públicas, Consejo Consultivo y Participativo, dando intervención a todos los actores involucrados en la temática: asociaciones intermedias, vecinos, profesionales, sindicatos, etc, enriqueciendo así el debate y abordándolo desde la experiencia e interés de cada uno de los intervinientes.

Los controles e intimaciones

Se continuaron los controles de inspección, ya sea por denuncias de los vecinos y/o por operativos organizados desde las áreas respectivas, con el fin de detectar eventuales obras que se encuentran en contravención con la normativa vigente, trabajando en conjunto con otras áreas del Municipio.

Fueron labrados innumerables partes de intimación y actas de infracción por las observaciones formuladas por los funcionarios actuantes y, en algunos casos, acompañados con la imposición de clausuras sobre las mismas, con su consiguiente control del cumplimiento de la medida cautelar impuesta, hasta la efectiva subsanación de las irregularidades detectadas por parte de los constructores.

Se ha realizado el seguimiento permanente en obras conflictivas, donde se ha establecido incluso consigna policial a fin de garantizar el cumplimiento de las normas, haciendo hincapié en las condiciones de seguridad, tanto para los trabajadores como para los vecinos.

Casos puntuales

Se ha tomado la decisión legal, para casos insalvables, de recurrir al Poder Judicial a fin de materializar la demolición, ordenada por el Intendente, de algunas obras del Distrito, a través de la Asesoría Letrada del Municipio, casos: Alvarado 333, Vicente López 146, Saavedra 253 y Corrientes 90.

Con relación a la obra sita en la calle Carlos Calvo 186, en la cual se produjo el derrumbe de la submuración trayendo consigo parte de la vereda, la misma se encontraba paralizada y fue intimada en reiteradas oportunidades a consolidar el nivel a cota 0 con el fin de evitar lo sucedido.

La paralización había sido impuesta al detectarse ampliaciones en subsuelos no aprobadas en planos registrados, por lo que al momento del derrumbe sólo se permitía realizar trabajos con el fin de retrotraerse al plano original y brindar las condiciones de seguridad necesarias.

Los planos originales permitían la construcción de un subsuelo, planta baja, trece pisos más servicios en sector de azotea.

Asimismo, es que esta Secretaría cuenta con un área destinada a recepcionar todas las denuncias que tengan que ver con su competencia, dándole una respuesta inmediata a las mismas.

En cuanto a la obra de la calle Urquiza 354 estamos realizando controles periódicos en cuanto a la ejecución de la misma, que se encuentra correctamente aprobada.

La obra de la calle Vicente López 239, se trata de un edificio con plano aprobado de fecha 24 de julio de 2006, encuadrado dentro de la Ordenanza 14.048, de 2 subsuelos , Planta Baja , 19 pisos más sala de máquina.

Esta obra es objeto de denuncias municipales y causas judiciales de los vecinos linderos, por parámetros urbanísticos y cuestiones de seguridad, se le realizan controles periódicos.

Comentá la nota