Municipio quiere «una vuelta de hoja» en la relación con Gobierno

Lo sostuvo el secretario de Gobierno, Pablo Blanco, como resultado del último encuentro que mantuvo con los ministros Roberto Crocianelli y Guillermo Aramburu, en donde se avanzó en intentar mejorar la relación institucional en la medida de respetar las autonomías, cumplimiento de compromisos, y abordar problemáticas en forma conjunta para conseguir soluciones concretas.
El encuentro mantenido días atrás entre ministros provinciales y funcionarios del gabinete municipal, reflotó la posibilidad que el Gobierno provincial y el Municipio de Río Grande retomen la senda de la buena relación institucional, en la base del respeto a las autonomías y los roles, cumplimiento de los compromisos y encarar acciones concretas conjuntas para dar soluciones a problemas en la sociedad, como la demanda habitacional.

Fue el secretario de Gobierno, Pablo Blanco, quien en los últimos meses criticara duramente a la administración arista por incumplir con el compromiso de pago de la deuda que reclama el Municipio, y el cruce de acusaciones en lo concerniente al accionar de las instituciones respecto a asuntos acuciantes como la cuestión habitacional, quien se encargó de abrir una puerta para retomar el diálogo institucional entre ambas administraciones.

Es que el encuentro mantenido con los ministros Roberto Crocianelli y Guillermo Aramburu días atrás en Casa de Gobierno, sirvió para eso y para analizar la cuestión económica ante las consecuencias que traerá aparejada la crisis financiera y que muestra a las claras que, al menos, el primer trimestre de 2009 será muy negativo en cuanto al nivel de ingresos.

«Se habló del estado de la deuda que mantiene la provincia, de la situación coyuntural, y de lo que se viene en materia económica en la provincia, igual que la relación institucional. Y se llegó a la conclusión de que esta relación casi inexistente que se dio en este año, no dio resultados y necesariamente debemos encarar una relación distinta dando vuelta la hoja, respetando los roles de cada uno, sentándonos a hablar y dialogar porque lo que quiere la gente es que nos pongamos de acuerdo y no quiere peleas entre funcionarios, necesita soluciones», enfatizó Blanco.

El Secretario municipal sostuvo que en la reunión «el Ministro de Economía se comprometió a cumplir en el mes de diciembre con el goteo diario de recursos que recibe la provincia y le corresponden al Municipio, y luego fijar en el mes de enero una plan para cancelar la deuda que mantiene la provincia, en principio la contraída por la actual gestión y en un segundo paso la deuda de la provincia de la anterior gestión», detalló.

Este nuevo compromiso asumido desde la administración provincial marcó un eventual camino para mejorar la relación, ya que fue el incumplimiento de este pago el que motivó duros cruces de acusaciones y derivó en cuestiones políticas que alcanzaron otros asuntos que atañen tanto al Gobierno como al Municipio.

Para Blanco, las claves para encausar la relación «pasan por trabajar en conjunto para solucionar los problemas de la gente, sin ver fantasmas y sin pensar que la gestión municipal quiere opacar o trabar la gestión de Gobierno».

«En ningún momento, desde este Municipio, se ha hecho esto, sino que hemos sido más que condescendientes con la deuda que el Gobierno tiene para con el Municipio y el intendente (Jorge) Martín ha dado muestras de esto, entendiendo, junto a sus funcionarios, los problemas que tiene el Gobierno provincial, pero el tiempo ha sido mas que extenso y en realidad la ciudad de Río Grande necesita los recursos que le debe el Gobierno a la comunidad», insistió Blanco.

Pero el intento para reencausar el diálogo con el ARI, desde el plano institucional, también se plantea desde el plano local, ya que esa relación cortada no hizo otra cosa que complicar la relación con el bloque de ese partido en el Concejo Deliberante, desde donde durante todo 2008 hubo una férrea oposición y críticas constantes hacia la administración Martín.

«Debemos encarar esto de otra manera, incluso lo hablamos junto al concejal Ariel Pagella con los ediles del ARI, Gustavo Longhi y Marisa Montero, porque la relación no había dado los frutos que se pretendía desde ambos sectores y había llegado el momento de encarar las relaciones de otra manera», dijo Blanco.

Finalizando 2008, entonces, los partidos con representación ejecutiva como el ARI y la UCR buscan encarar una relación más fructífera para ambos el próximo año, con el convencimiento que esto podrá significar la resolución de diversos asuntos que hacen a la respuesta que está demandando la comunidad, el principal: la cuestión habitacional.

Comentá la nota