El Municipio puso un plazo para que el transporte mejore sus frecuencias

El director del area, Guillermo Godoy, señaló que la cantidad de pasajeros que se volcaron a las calles durante la primera semana de marzo ocasionó un desborde en el servicio.
Las críticas al servicio de pasajeros se continúan oyendo en cada una de las paradas de colectivos, ya sea en el centro puntano o en los barrios de la ciudad. El reclamo principal es la falta de organización en las frecuencias de cada una de las líneas, algo que quedó evidenciado con el inicio a clases el lunes pasado. El director de la Secretaría de Transporte de la Municipalidad, Guillermo Godoy dijo ayer, que la empresa UTE de Santa Fe tiene un plazo que va “de los 5 a los 10 días corridos”, para reajustar las frecuencias.

El funcionario también reconoció que en las calles puntanas actualmente circulan 70 unidades, y que la empresa tiene plazo hasta el 10 de este mes para incorporar los 5 coches que faltan, para cumplir con el pliego de licitación.

Godoy señaló, en una rueda de prensa en la Municipalidad, que esta semana la demanda de colectivos desbordó el servicio de pasajeros. Y que por esa razón la empresa prestataria gozaba de un “período de 5 a 10 días corridos para reajustar las frecuencias”.

El funcionario explicó: “En general se supone la readecuación en la cantidad de colectivos y en los horarios, a lo efectos de evitar, justamente lo que pasó esta semana y que llevó a que los usuarios se quejaran”. Y agregó que en “definitiva son cuestiones que se logran corregir; no sólo por una nueva diagramación de las frecuencias -que es una cuestión puramente de la empresa-, sino también por una reestructuración del servicio de acuerdo a la demanda de pasajes que hay en cada sector la ciudad”.

En este punto, Godoy se refirió a que “muchas veces el servicio que se presta en algunas zonas no está en concordancia con la demanda habitacional”. Y como ejemplo dio los casos de las líneas “O”, “E” y “R”. “En estos casos la afluencia de pasajes fue superior a lo esperado” y por esa razón se ocasionaron las demoras en los recorridos.

El funcionario señaló que la tarea de la Dirección de Transporte es “corroborar que las frecuencias efectivamente sean cumplidas”.

Además comentó que la mayoría de los “inconvenientes” que se suscitan son porque los recorridos son muy extensos de “casi 22 kilómetros, los cuáles son excesivos” y por esa razón “será necesario una rediagramación conforme a la necesidad de los vecinos”, aseguró.

La diferencia que existe entre las frecuencias fue comprobada por El Diario de la República el miércoles pasado durante una hora: de 13 a 14. En ese período se tomó el tiempo a 11 líneas que circulan por Chacabuco y Junín. En algunos casos la diferencia entre un colectivo y otro, de la misma línea, puede ser de un minuto a tres y después los usuarios tienen que esperar casi 40 minutos por otra unidad.

El funcionario aseguró que una vez que el parque de colectivos se complete, se buscará reforzar principalmente las horas pico de la mañana y el mediodía. Entre las 6 y las 8, y las 12 y 14.

Comentá la nota