"El municipio no puede ser solamente pagador del sueldo de sus empleados"

El intendente Miguel Lifschitz reconoció que recibirá refuerzos monetarios por coparticipación y otros recursos, aunque, frente al piso del 20 por ciento de aumento que acaban de fijar los municipales para la inminente paritaria, advirtió: "No podemos ser solamente pagadores de sueldos".
   También desestimó un año con impacto impositivo en los rosarinos. "No habrá otra modificación tributaria", le aseguró a La Capital, luego de que 2010 arrancara con un reajuste de la patente que alimentó las suspicacias. Además, el jefe del Palacio de los Leones pareció poner blanco sobre negro respecto de las protestas en la calle, al afirmar que "una cosa es el corte para expresar una demanda social o política y otra una medida anárquica con reclamos que ya venían siendo atendidos".

   —En enero pasado hubo un retoque en la patente ¿2010 será un año duro para el bolsillo de los rosarinos?

   —No, porque la provincia ya definió en base a lo aprobado por la Legislatura y, a nivel municipal, no habrá otra modificación tributaria. Sí se implementó una opción planteada por la Legislatura a las intendencias para poder aumentar hasta un 10 por ciento la patente, algo que hizo la mayor parte de los municipios. No tenemos previsto otro tipo de modificación, más allá de la incertidumbre que genera este país.

   —La llegada de subsidios nacionales parece ser la única alternativa para evitar la suba del boleto de ómnibus.

   —No poseemos muchas herramientas. El municipio viene haciendo un aporte importantísimo y llegamos al límite de esa posibilidad. En la medida en que no haya subsidios estaremos frente a una situación compleja. Además, tendremos que evaluar la pauta salarial aún a discutir y su impacto sobre los costos. Probablemente la semana próxima comencemos a conversar al respecto en el Concejo.

   —La paritaria municipal está en puerta.

   —La tiene que convocar la Casa Gris. Por lo pronto, ya citó a los gremios provinciales para el miércoles. Estimamos que la semana siguiente les tocará a los municipales.

   —El sindicato pide un 20 por ciento de mejora salarial. ¿El debate será duro?

   —Esperamos que no. Además, tendremos que seguir la evolución de la paritaria provincial. Creo que es un año en el que habrá que hacer el máximo esfuerzo para no generar conflictos. Ya bastantes enfrentamientos provoca el gobierno nacional. Todos sabemos que existe un proceso inflacionario que desgasta los sueldos y las finanzas municipales. Muchas administraciones todavía no pagaron diciembre, enero o el aguinaldo. Las cartas están claras.

   —Desde el gremio sostienen que usted recibirá este año más dinero por coparticipación y recursos como el Fondo Sojero.

   —Sí, pero también debemos brindar prestaciones o hacer obras, garantizando el funcionamiento de una estructura muy importante. No podemos ser solamente pagadores de sueldos. No tendría sentido como organismo del Estado al servicio de la ciudad. Hay que compatibilizar los recursos.

   —El viernes pasado, con dos cortes de calles recién iniciados, anunció que irá a la Justicia. ¿Hay una decisión de acotar la protesta social?

   —De alguna manera sí, pero ya lo hicimos en otra oportunidad. Ocurre que una cosa es el corte para expresar una demanda social o política, fundamentado, y otra una medida anárquica que no responde a ninguna lógica, con reclamos que venían siendo atendidos. No hay una justificación para esta situación, en especial en arterias estratégicas para la ciudad. En los últimos años avanzamos mucho en materia de contención y tenemos un trabajo coordinado con las 14 organizaciones sociales existentes.

Comentá la nota