Municipio no puede garantizar servicios al barrio inaugurado

A poco de inaugurarse las 501 viviendas en un sector de la Ciudad Nueva, el municipio de Capital alertó que no estaría en condiciones de ofrecer los servicios públicos básicos. Aducen que no fueron consultados, no cuentan con los medios económicos para atender las demandas de tantas familias y advierten que los vecinos se quejarán con justa razón.
Es que al municipio de la capital, la instalación de unos 2 mil habitantes en la zona sur de la ciudad, complicaría la prestación de los servicios públicos. Fuentes comunales aseguraron a El Independiente que "no está el municipio en condiciones de brindar el servicio a las familias que ya se muden a sus nuevas viviendas".

El servicio de recolección de residuos comenzaba a lograr el punto de equilibrio en la prestación, merced a la incorporación de las nuevas unidades, el reordenamiento del recurso humano en función de nuevos horarios y zonas; pero ante la demanda de casi "un pueblo que se va a instalar en la zona sur" no tienen las maquinarias, personal y la movilidad para brindar el servicio como se merecen los vecinos de capital, cualquiera sea el barrio en el que residan. De este modo, las familias que decidan --con todo el derecho- habitar sus nuevas viviendas, deberán lidiar con la basura, con la falta de transporte y con las calles de tierra. Es que el municipio "no tiene incorporado al servicio de recolección de residuos, esa zona; el servicio de transporte público de pasajeros no contempla el recorrido por el sector sumado a la garantía de transitabilidad teniendo en cuenta el estado de las calles".

Para brindar los servicios a las 501 familias, que se traducen en unos 2 mil habitantes, serían necesarios 5 nuevos camiones, personal, maquinarias, herramientas y los recursos para poder llegar a la zona de la Ciudad Nueva, distante a unos 4 km del centro capitalino. A su vez, la empresa concesionaria del transporte público de pasajeros deberá estudiar los recorridos y fijar una frecuencia que llegue al barrio inaugurado y disponer de unidades afectadas a dicha línea.

La fuente consultada, valoró la solución habitacional que se le brinda a la familia que se le entrega la vivienda, pero objetó que "eso trae incidencias en el municipio" que es quien debe brindar los servicios públicos y recalcó que "nunca se le consulta a las autoridades municipales sobre la situación y la posibilidad de llegar con los servicios a los nuevos barrios".

Actualmente, el municipio en las condiciones en las que se encuentra, "no está preparado para cubrir la demanda de 500 familias y se ve imposibilitado de poder brindarle los servicios a un basto sector --un pueblo-- que se constituirá cuando los propietarios de las casas las habiten". En ese caso, se atajan diciendo que "el vecino se va a enojar con el municipio porque no le saca la basura o porque no limpia".

Según la fuente municipal, las arcas comunales siguen recibiendo el mismo flujo de recursos y demás está decir que los fondos recibidos no acompaña al crecimiento y la demanda de los vecinos de la capital.

Lo más sensato sería que autoridades provinciales y municipales consensuen anticipadamente, para bien de los ciudadanos, cuestiones esenciales como la factibilidad de contar con líneas y accesos de transportes y la prestación de los servicios públicos básicos.

Comentá la nota