Municipio propone un boleto general a $ 2,30

El incremento para la categoría general es del 54%, aunque el municipio trata de amortiguar el impacto desdoblando la tarifa en tres categorías. Ayer ingresó al Concejo Deliberante el marco regulatorio del servicio y hoy enviarán el aumento del boleto.
Ayer ingresó al Concejo Deliberante el marco regulatorio del transporte urbano de pasajeros, que no se actualiza desde hace más de 30 años. El envío es mucho más importante porque es el prólogo a un envío mucho más importante y seguramente de mayor repercusión, como es la actualización tarifaria del servicio.

Esta ingresará hoy, con una propuesta de un fuerte reajuste al precio del boleto, aunque tratando de amortiguar la suba con un desdoblamiento en tres categorías: un boleto general a $ 2,30; el social (que ya existe) para jubilados, estudiantes y enfermos crónicos, a $ 1,30; y un viaje a un valor más subsidiado aún, $ 1,00, para de-

socupados.

El reajuste a la tarifa general propuesto por el proyecto que se girará hoy es el 54%, una fuerte actualización si se tienen en cuenta los anteriores aumentos desde la salida de la convertibilidad, en 2002, dos durante la administración de Luis Juez y uno a los pocos meses de asumir su sucesor, Daniel Giacomino: de $ 0,80 a

$ 0,95 y de $ 0,95 a $ 1,20, en el primer caso, y de $ 1,20 a $ 1,50, en el segundo.

Los estudios de costos que las dos empresas municipales enviaron hace más de dos meses al municipio orillaban los $ 2,40, mientras que el realizado por el propio municipio llegaba a los $ 2,25. Pero en ninguno de los dos casos se computaba el inminente aumento a los choferes, al cerrarse la paritaria de la UTA nacional, que impactará directamente en el sueldo de los colectiveros de Córdoba.

Los cálculos indican que el sueldo promedio de los choferes de Córdoba, sin descuentos y con cargas sociales incluidas (es decir, lo que paga el empleador), podría rozar los $ 6.500, siempre y cuando se tenga en cuenta que el plantel de casi tres mil trabajadores del servicio tiene una antigüedad de 16 años y que ésta se bonifica con un 2,5% por año de antigüedad.

Anteriormente, Giacomino había hablado de un boleto a $ 2,00, pero estas declaraciones fueron anteriores a la resolución de la paritaria nacional y a su inminente traslado a los costos en Córdoba.

Sin embargo, debe suponerse que en los $ 2,30 propuestos, también hay un margen hacia abajo que estarían dispuestas a absorber las tres empresas, atento a que en el debate legislativo, para sumar voluntades de la oposición, siempre es necesario buscar consenso achicando la propuesta inicial.

No obstante, también hay otros datos evidentes. El servicio tiene pocas chances de sobrevivir aunque sea en los actuales estándares de calidad si la actualización se hace desdoblada, como sugirieron varios ediles del oficialismo y de la oposición, fundamentalmente por el impacto del aumento de sueldos, por lejos el principal ítem en la canasta de costos del servicio (en el caso de la Tamse, por ejemplo, no alcanza toda la recaudación para pagar los sueldos y en las dos privadas también sobrepasan el 90% de la venta de boletos).

Cómo logrará Giacomino apoyo a su propuesta en el Concejo Deliberante, es la gran pregunta. El retraso tarifario existe y también es clara la necesidad de que el municipio no siga sacando dinero de sus extenuadas arcas para subsidiar a las empresas. Pero el intendente debe lidiar con un bloque fracturado en tres partes, con una sola de ellas, con cuatro ediles, que le responde, mientras los cinco vicentistas mantienen una compleja neutralidad y los restantes juecistas le han declarado una confrontación al jefe comunal.

Comentá la nota