El Municipio pidió cordura a empresarios de la Balcarce.

La Municipalidad llamó ayer a la cordura a los empresarios de La Balcarce, pedido que fue formulado como advertencia antes de adoptar lo que se denominó "plan B", que implica disponer la clausura y cierre de aquellos locales que funcionan como boliches bailables, con música en volúmenes que los vecinos no pueden tolerar.
La exhortación a una sana convivencia entre vecinos y comerciantes fue hecha ayer por el jefe de Gabinete municipal Jorge Vidal Casas, durante la reunión convocada para avanzar en la redacción de la ordenanza que buscará regular de modo explícito los limites a la actividad comercial en esa zona de la ciudad, cuyo crecimiento sin el debido control está afectando la calidad de vida de quienes residen de modo permanente.

"Queremos preservar la Balcarce en armonía y en paz" dijo Vidal Casas durante la reunión entre vecinos y empresarios, cuya representación no fue la esperada. "Un solo vecino más que se queje y vamos a tomar medidas distintas expresó" el funcionario que planteó la necesidad de consensuar y acordar con respeto". Los vecinos reiteraron los planteos de la reunión con el intendente y enfatizaron respecto a los decibles permitidos para la música que " afuera de los negocios no debe haber un solo decibel y otros mencionaron que " hay protección política para los dueños de algunos negocios". Esta situación fue negada en forma tajante por el jefe de Gabinete quien reiteró el compromiso asumido por el intendente a favor de los vecinos; " no es posible que por cinco o seis locales se ponga en riesgo un sector donde trabajan 60 empresarios" dijo Vidal Casas. "Somos más de 200 vecinos advirtió una mujer", mientras que otro vecino habló sobre los efectos que se están produciendo en la salud de los residentes en el lugar.; “hace siete años que no duermo”, exclamó.

Comentá la nota