El Municipio pedirá un subsidio para mantener los vuelos

Si bien dice que la interrupción del servicio es responsabilidad de la parte privada, gestionará fondos ante la Secretaría de Transporte. El peronismo hará lo mismo pero para que venga una línea estatal.
Tras la suspensión por siete días del servicio de transporte aéreo por cuestiones presupuestarias, el gobierno municipal ratificó que gestionará ante la Secretaría de Transporte de la Nación un subsidio para evitar que la iniciativa se caiga con el tiempo.

Lo dijo ayer a PUNTAL el secretario de Gobierno, Claudio Miranda, quien tuvo una activa participación en el regreso de los vuelos a Buenos Aires.

Tras cinco años sin el servicio, los vuelos retornaron el 16 de este mes. Pero a una semana de iniciados, se suspendieron hasta el lunes próximo.

La decisión empresarial desnudó las falencias existentes en cuanto al financiamiento del servicio aéreo.

El grupo empresario que contrató a la firma Baires Fly reprogramó los vuelos reduciendo la frecuencia de cinco viajes a la semana a tres.

Si bien el Municipio tomó distancia de la decisión de la parte privada de interrumpir los vuelos, se comprometió a hacer gestiones antes el secretario de Transporte, Ricardo Jaime, para conseguir un subsidio a los fines de mantener el servicio en el tiempo y, a la vez, abaratar el costo de los pasajes.

Ida y vuelta, el viaje cuesta por pasajero $ 860.

Paralelamente, el bloque de concejales justicialistas también hará gestiones ante la misma repartición nacional pero para conseguir que una línea estatal preste el servicio en la ciudad.

Lo confirmó ayer a PUNTAL el titular de la bancada del principal partido de la oposición, Víctor Núñez.

La decisión empresarial de no volar esta semana y reanudar el servicio el lunes despertó quejas por parte de los pasajeros que ya habían reservado los boletos.

"La empresa nos comunicó la decisión de reprogramar los vuelos el martes pasado. Si bien esto está planteado en el terreno de lo privado, nosotros seguimos el tema con el interés que corresponde", dijo Miranda.

Y acotó: "Tener vuelos es estratégico para la ciudad. Por eso, mantenemos la idea de gestionar fondos nacionales ante el secretario Jaime para hacerlos sustentables en el tiempo".

Por su parte, el concejal Núñez señaló: "Por más que la Municipalidad se comprometa a comprar pasajes, es imposible sostener en el tiempo una línea aérea que necesita de diecinueve pasajeros todos los días para poder viajar a Buenos Aires".

Y acotó: "La solución no es tener una línea privada a disposición de la ciudadanía porque los costos no cierran. Acá hay que buscar una línea estatal que garantice los vuelos a la ciudad".

Pedido de audiencia

Por eso, Núñez dijo que "pediremos una audiencia con el secretario de Tranporte para ver si podemos concretar el desembarco de una línea aérea que sea del Estado".

"Porque en estas casi dos semanas se ha notado que así el sistema no funciona", señaló.

Y añadió: "Además, hay que abaratar el valor de los pasajes. Por ejemplo, de Córdoba a Mendoza el vuelo cuesta por pasajero, ida y vuelta, 480 pesos, cuando el viaje Río Cuarto-Buenos Aires sale 860 pesos".

Con la reprogramación, los vuelos saldrán los lunes, martes y jueves con destino a Buenos Aires y regresarán los lunes, miércoles y viernes. Es decir que en lugar de salir cinco días a la semana, saldrá tres.

La empresa aérea dijo además que el vuelo del 2 de abril se trasladará al viernes 3 y que durante la Semana Santa no se viajará el jueves y el viernes.

Para esos días, se organiza un vuelo a las Cataratas del Iguazú que se extenderá sábado y domingo.

Comentá la nota