El municipio le pagó $ 20 millones a Cliba, pero aún no acordaron alquileres

Las partes mantienen una álgida discusión por el precio de los camiones y las instalaciones para Crese.
La Municipalidad de Córdoba le pagó el miércoles pasado a la empresa Cliba los 20 millones de pesos que había comprometido del préstamo de 60 millones concedido por el Banco Nación.

No obstante, la relación entre la empresa del Grupo Roggio –que hasta el sábado 31 de enero es la principal contratista del municipio– y la administración del intendente Daniel Giacomino atraviesa su punto más álgido: en una negociación muy conflictiva, se están definiendo las condiciones de alquiler de los camiones, las instalaciones y el equipamiento que la futura prestataria Córdoba Recicla Sociedad del Estado (Crese) necesita para comenzar a operar el 1° de febrero. Faltan apenas ocho días y hasta el momento los precios son indefinidos y crecientes.

La discusión se realiza en un hermetismo total. No obstante, trascendió que el municipio considera excesivo el precio que Cliba pretende cobrarle por algunos de los elementos que necesita Crese. La realidad es que la empresa municipal –que será inaugurada la semana próxima– no cuenta con alternativas para muchos de los ítems que negocia con el Grupo Roggio. El caso de la planta de operaciones de avenida de Circunvalación y el de la maquinaria pesada del enterramiento de Potrero del Estado son ejemplos de esa dependencia.

Además de los alquileres, las partes discuten otro tema controversial: cómo y cuándo abonará el municipio la millonaria deuda que mantiene con Cliba, que apenas se redujo con el pago de los 20 millones provenientes del Banco Nación. Desde la prestataria hablan de una cifra cercana a los 100 millones de pesos, incluyendo desde los saldos de la gestión de Germán Kammerath, los acuerdos aún no efectivizados firmados durante la gestión de Luis Juez y los millones que se sumaron al pasivo durante cada mes de la actual administración.

En el medio, quedan préstamos tomados por Cliba ante el Banco de Córdoba que deben ser cancelados por el municipio.

Por su parte, la Municipalidad amenaza con aplicar descuentos millonarios sobre la facturación de este mes, en virtud de las severas deficiencias del servicio brindado por Cliba.

Pese a que ayer la prestación fue más regular que durante los días anteriores, la presencia de basura es notoria en decenas de barrios y en el verdadero descontrol que evidencian los más de 90 basurales a cielo abierto que hay en la ciudad.

Mientras el conflicto de la basura acapara la actividad oficial del municipio, hasta el momento no se informó oficialmente cuál será la metodología de pago de las deudas que la administración mantiene con cada uno de sus proveedores. Supuestamente, 40 millones del crédito del Nación eran para esas pequeñas y medianas empresas que proveen desde hormigón a racionamiento en cocido para hospitales.

Discusión compleja

Precio de los alquileres. Cliba y la Municipalidad de Córdoba aún no cerraron la negociación por el alquiler de instalaciones, camiones y equipamiento que Crese necesita para comenzar a funcionar.

Pago de la deuda. Pese a que el municipio abonó el miércoles 20 millones de pesos a Cliba, la firma sostiene que la deuda aún orilla los 100 millones de pesos. Cómo y cuándo se cancelará ese pasivo es la parte más álgida de la discusión.

Indemnización del personal. Cliba debe indemnizar a sus empleados. La erogación empresaria es de más de 40 millones de pesos y aún no tiene fecha. El gremio de los recolectores amenaza con parar al cuarto día de funcionamiento de Crese si para el 5 de febrero no están pagadas las indemnizaciones.

Comentá la nota