Municipio y organizaciones civiles buscan revertir la violencia urbana

El primero de una serie de encuentros entre las dependencias municipales de injerencia en la materia y las organizaciones civiles de Comodoro Rivadavia, se realizó ayer en la biblioteca popular del barrio San Martín. La titular de Desarrollo Humano y Familia, Rosa González, explicó que el disparador de la reunión de trabajo fue la preocupación por el incremento de las situaciones de violencia urbana, muchas veces asociada a la juventud y al consumo de drogas y alcohol.

"Nuestra voluntad y convicción es que sumando los esfuerzos de las propias herramientas que tiene la comunidad se puede, paulatinamente, transformar estas realidades que no nos gustan y que son extremadamente dolorosas", explicó Rosa González, al puntualizar que en este primer acercamiento "estamos viendo el cómo".

Ese como al que hizo referencia se ancló a un balance sobre con que se cuenta desde cada institución y desde el Estado con destino específico a la juventud, en busca de propuestas que acorten la brecha generacional que "indudablemente hace que tengamos estos desencuentros".

González asumió: "no sabemos a veces cómo abordarlos", por lo que postuló que los caminos se construyen paso a paso y debe empezarse por algo, anclando a ello las acciones del municipio tendientes a multiplicar las propuestas culturales y deportivas sumadas a la propuesta direccionada desde el programa "Comodoro Incluye" para lo que denominó "una batalla cuerpo a cuerpo", destinada a los jóvenes que están en las situaciones más difíciles y complejas. Enumeró también como herramienta el programa "Horizontes", destinado a sostener a los jóvenes dentro del sistema educativo.

Desde la biblioteca anfitriona, Ernesto Allende resaltó que sabido es que el barrio San Martín registra muchos sucesos violentos. "Tenemos situaciones límite que esta biblioteca desde hace muchísimos años viene sosteniendo para poder contenerlos, pero nos viene muy bien esta reunión de organizaciones, el apoyo del municipio a partir de ahora será más amplio y mejor para el bienestar de nuestros jóvenes, que son los más perjudicados por la droga, la bebida, la violencia, las armas", ilustró a la espera de que desde el conjunto surja un programa que beneficie a todos.

PROBLEMA SOCIAL

En un balance de la realidad actual, el intendente enunció que sin dudas el mayor problema que enfrenta la sociedad tiene que ver con el lugar de los jóvenes y la violencia social y familiar, por lo que consideró vital afrontar el problema de manera conjunta, más allá de la disponibilidad de herramientas del Estado. "También está claro que con esto no es suficiente. No es una cuestión solamente de acompañar, de organizar, sino también el hecho de poder sumar un conjunto de organizaciones que nos permitan bajar los niveles de violencia o los niveles de adicciones de una parte de los jóvenes de la ciudad".

Evaluó entonces que deberá encararse un "trabajo de hormiga", pero que deberá hacerse porque será lo que permita, en el mediano plazo, darles la idea de que no solo hay un presente sino que también tienen un futuro, y aludió también al desmembramiento del vínculo familiar que lleva a perder la transmisión de padre a hijo de las nociones del esfuerzo, del sacrificio, del mérito. "En muchos casos esto se ha perdido y creemos que la manera de poder recuperarlo es no solamente fortalecer las cuestiones familiares o tener en la calle una cantidad importantísima de programas sino también involucrar a un conjunto de organizaciones que nos permitan integrar a los jóvenes y disminuir la violencia social y familiar", resumió Buzzi.

Comentá la nota