El Municipio lanzó la cuarta campaña de prevención de violencia contra la mujer

En el marco del Día Internacional De La No Violencia Contra La Mujer, el Municipio de Tandil a través la Secretaria de Desarrollo Social lanzó la 4ta. Campaña Gráfica de Prevención de Violencia Contra la Mujer
Desde la Dirección de Integración Social y el Area de la Mujer, dieron a conocer el siguiente informe sobre los ejes de la propuesta y específicamente sobre la violencia de género:

La campaña está destinada a una franja etarea que preocupa y alarma, y que abarca a mujeres púberes, adolescentes y jóvenes. En ellas se conjugan dos factores que hacen mas peligrosa, grave y compleja la situación de quienes padecen violencia de género en sus relaciones amorosas cuando "salen", "están", "transan", o son novias: indefensión y omnipotencia. Esta alquimia entre, otros factores, es la que mas expone a estas mujeres, a padecer de su pareja una violencia que a lo mejor no se perpetua en el tiempo, pero sin embargo puede acabar con su vida en un instante. Aunque no suceda lo irreparable esta relación atravesada por la violencia y si continúa será la tierra más fértil para el abono de convivencias, matrimonios y grupo familiares signados por la misma violencia, que se va a ir resignificando, amplificando y siempre en escalada la violencia original.

En rigurosos trabajos de investigación como así también en la atención cotidiana a mujeres víctimas de violencia familiar, más del 80 % de ellas han padecido en el noviazgo esta violencia de género. Muchas de estas mujeres no pudieron registrarla como tal, otras no pudieron pedir ayuda por temor a que sus padres intervinieran cortando la relación ( porque lo amaban) o por temor a generar mas violencia (porque le temían). Muchas otras mujeres adultas recuerdan haber tolerado un monto significativo de violencia por parte de su pareja por la desesperación de escapar de la violencia de la propia familia de origen. Salen inocentemente de un infierno para ingresar a otro no pocas veces más insoportable y peligroso.

En la mayoría de las situaciones hay una constante cuando las adolescentes refieren, generalmente a sus pares, episodios violentos por parte de su pareja: es minimizar y justificar: minimizan por que consideran que no es para tanto (ésto esta vinculado a la omnipotencia pertinente a su etapa vital) y entonces "ellas van a poder revertir la situación".

La justificación y esto es lo mas sustantivo y se constituye en la trampa perfecta es la interpretación que hacen del episodio violento: "hace eso porque me quiere! hace eso porque es celoso, y es celoso porque me quiere mucho!...porque soy lo que más quiere en el mundo! ...a nadie quiere más que a mi!...por eso me cela tanto!."

Al interior de esta justificación, la violencia que padece la joven casi se invisibiliza y se le suma a esta negación, un sentimiento tan pueril como poderoso de "orgullo".

En este estado de percepción de la violencia que sufre en carne propia, se entrampa y comienza a soportar: críticas negativas constantes a su cuerpo, a su forma de vestir, de comportarse. Control permanente de sus vínculos desde los mas primarios hasta los que tienen que ver con toda su vida social (amigos/as, lugares, horarios). En este tema del control, el celular se ha transformado en una herramienta implacable del control. Así también, empiezan a padecer insultos, empujones, tirones de cabello, persecuciones, cachetadas, golpizas, acoso sexual, abuso sexual , y violaciones, entre otras aberraciones. Pero todas tienen en común la asimetría de poder entre pares: hay un victimario que se arroga un poder ilimitado y lo ejerce; y una víctima que no puede evitar una posición de sometimiento, con todo lo que ello implica. No son dos que se pelean, se insultan, se pegan y luego se reconcilian, es siempre un varón el que somete a una mujer que no pocas veces termina naturalizando la situación.

Solo podemos aproximarnos a comprender situaciones de violencia de género aún en esta franja etárea si las contextualizamos en nuestro mundo de desigualdad y dentro de él, en nuestra sociedad desigual, atravesada por el Patriarcado, por el machismo, por el autoritarismo, por la ley del más fuerte y muy lejos, en todos los órdenes de trabajar cotidianamente para construir la igualdad con lo que genuinamente nos iguala: la condición humana.

Esta sociedad sigue reproduciendo la desigualdad y en lo que tiene que ver con la violencia de género lo hace proponiendo modelos de varones y mujeres que se constituyen en estereotipos, que hacen esperable luego el flagelo de la violencia de genero en las relaciones amorosas, los noviazgos y luego al interior de las familias en la Violencia Familiar.

La intencionalidad de esta campaña es sensibilizar, crear conciencia y comprometer a la ciudanía toda para la superación de esta gravísima problemática social. Ninguna víctima de esta violencia puede salir sola, y mucho menos si no ha alcanzado la adultez.

Si bien no es el objetivo de la campaña no se puede desconocer que es necesario el compromiso de todos/as para construir una sociedad libre de violencia, en la que los jóvenes que ya son violentos puedan desaprender esas conductas que desafortunadamente aprendieron en la niñez.

Comentá la nota