El municipio intimará al dueño de las cavas en Cerro Leones

En la edición de la víspera se informó que la antigua cantera se ha convertido en un balneario clandestino que no cuenta con seguridad. Desde Inspección General se indicó que están rastreando al dueño del predio para alertarlo sobre lo que está sucediendo.
El director de Inspección General del municipio, Roberto Martín, sostuvo que están “rastreando” quien o quienes son los propietarios de los terrenos de las cavas en Cerro Leones que están siendo utilizadas como balneario ya que la responsabilidad, de lo que suceda en dicho lugar, es “exclusivamente del dueño”.

Tras la nota publicada por LA VOZ, ayer por la mañana el funcionario se acercó hasta la vieja cantera y durante su recorrida señaló que “la comuna no puede hacer nada porque es un lugar privado y, además, estoy observando que hay un cartel que dice propiedad privada. De todas formas, como estos terrenos se vendieron hace un par de años, estamos tratando de ver quienes son los dueños para intimarlos”.

Tal lo informado, las añejas cavas de una cantera que hace décadas dejó de funcionar en Cerro Leones se transformaron un tentadores piletones naturales, de una magnitud imponente, una majestuosidad que merecería una intervención, dada las carencias que Tandil como destino turístico tiene en materia de espejos de agua, más la belleza que cobija una propiedad privada pero abandonada, ya ni siquiera con la custodia que por aquellos años supo contar.

Los vecinos insisten sobre el singular movimiento que despierta el refrescante como prohibido atractivo, que ya no sólo invita al chapuzón de los que viven cerca, sino que se ha transformado incluso en una especie de destino turístico. La tranquera del ingreso principal a la ex cantera está con candado y se levantan carteles que advierten sobre la propiedad privada. Sin embargo nada impide que igual cientos de personas ingresen. Si no es por allí, lo harán por la calle lateral, lindera con la cancha auxiliar del Club Figueroa. Allí incluso se improvisó un acceso sin candados que permite que las motos e incluso los autos entren sin problemas hasta metros de una de las orillas de una de las cavas.

Ayer por la mañana, Roberto Martín, titular Inspección General se apersonó hasta el lugar y manifestó su preocupación, ya que en más de una oportunidad salieron a alertar que el lugar no cuenta con medidas de seguridad. Sin embargo, la gente haciendo oídos sordos se baña igual y no toma verdadera magnitud de la peligrosidad que tiene el lugar.

“La municipalidad no puede estar en cada lugar privado, por eso no es mucho lo que podemos hacer. De todas formas, vamos a intimar al dueño para que esté al tanto de lo que sucede y que adopte las medidas respectivas. Estamos buscando quien es el propietario porque estos terrenos se vendieron hace un par de años y queremos ver quien los compró , señaló el funcionario comunal.

Recomendar noticia

Comentá la nota