El Municipio intensifica la remodelación de diversas plazas en los barrios

A través de la planificación elaborada por Obras Públicas siguen los trabajos en espacios verdes de la ciudad. Desde la Comuna se destacó la participación de los vecinos que aportaron ideas para llevar adelante los proyectos para restaurar estos lugares.

La Municipalidad, a través de la Secretaría de Planeamiento, Obras y Servicios Públicos, avanza con la refacción de plazas en diferentes barrios de la ciudad en el marco del plan que tiene como finalidad restaurar los espacios verdes, lo que se viene efectuando a buen ritmo desde hace algunos meses.

Planificación

Una de las plazas que está siendo reparada es la "Germán Abdala", en la zona del barrio Otero, y el objetivo es terminarla para que los vecinos puedan disfrutarla en las semanas próximas cuando las temperaturas permitan el esparcimiento al aire libre.

"Estamos recuperando lugares que necesitaban la intervención de la Municipalidad y esta plaza era una de las prioridades de la gestión porque los habitantes del barrio Otero nos habían reclamado la culminación de los trabajos, algo que se logrará en poco tiempo.

"Estamos trabajando a pleno para concluir las obras que se iniciaron tiempo atrás con ideas de la gente sobre las necesidades y usos que le darían a los espacios verdes", se dijo desde Obras Públicas.

Forma parte de este proyecto la Plaza 25 de Mayo, donde se hicieron acciones que incluyeron la recuperación de los bronces del monumento al General San Martín; demolición de la pista de skate donde se emplazaron nuevos bancos; además se pusieron bebederos y se amplió la zona de canteros. Uno de los trabajos importantes que se hizo es el tendido subterráneo de cables para la zona donde periódicamente se concretan las ferias de artesanos.

Más detalles

La Comuna informó sobre la finalización de las tareas de restauración de la estatua de bronce del Libertador y de los demás bustos ubicados en este importante paseo público.

"Se contó con la participación de expertos que habían estudiado las diversas capas que presentaba la base de la estatua y llegaron hasta la estructura original. A partir de allí, se trabajó para devolverle a la esfinge el aspecto que presentaba en el momento mismo de su institución y que se fue perdiendo con el transcurso del tiempo", informaron desde la Municipalidad.

Varios problemas

"Las esculturas no sólo estaban cubiertas de sarro y hollín, sino que también de graffitis, acto común que realizan los vándalos en la ciudad y que afectan lugares públicos. Por eso la primera misión fue remover la pintura de los aerosoles con diferentes tipos de líquidos especialmente elaborados. A partir de eso avanzamos en el cepillado y pulido quitando todo vestigio de sarro y suciedades acumuladas por más de 50 años. En todo momento nos cuidamos de no dañar la pátina original de la obra.

"Una vez que nos encontramos con el original de cada obra, comenzamos a repatinarlas con distintos productos que se emplean en este tipo de acciones. El trabajo en este punto es muy meticuloso y está atado al criterio artístico, ya que se resaltan algunos sectores de mayor incidencia. Por último, se les aplicó una laca específica para metales, como manera de proteger la obra y realzar todos sus colores", explicó el artista plástico y restaurador Eduardo Noé a través de un informe técnico entregado a la Municipalidad.

Otras zonas

Por su parte en la Plaza Trincavelli, situada en Felipe Arana, entre Horacio Quiroga y Fernández Blanco, se están haciendo tareas de albañilería para la finalización del playón deportivo que implica una cancha multiuso para la práctica de fútbol y de basquetbol, como así también obras para la instalación eléctrica y forestación completa con naranjos.

A su vez, el barrio Esperanza, también verá finalizada la Plaza "María Crescencia Pérez", que cuenta con la cancha de basquetbol. "En este espacio se busca generar un sitio de reunión y de convivencia de los vecinos y se ha pensado colocar mesas, bancos, circuitos de hormigón y playones deportivos, teniendo en cuenta el pedido de los vecinos.

"El Municipio busca que en la ‘placita del barrio’ comience la integración", se agregó. Las tareas finales incluyen la construcción de canteros en forma de pétalos de violeta y una ermita donde se puso una imagen fotográfica de la Hermana María Crescencia. "Se reciclarán los aros de basquetbol, se colocarán luminarias y se pondrán los juegos infantiles en un amplio arenero", destacaron.

Se trabaja también en la Plaza "José Luis Cabezas" ubicada en la zona del barrio La Rioja. "En este lugar se terminarán las obras de albañilería, el reciclado de los juegos infantiles y la instalación eléctrica", se comunicó desde el Municipio.

Contra el vandalismo

Los graffitis y pintadas callejeras son "intervenciones" ciudadanas que ya forman parte de las sociedades del mundo. Están las inscripciones políticas, las artísticas, las cómicas, las deportivas, las íntimas, de denuncia y a esta altura casi no hay un tema que no se haya plasmado en los muros de Pergamino, sin hacer distinción entre propiedades privadas o públicas, terminando todas en un estado deplorable.

El vandalismo urbano es una conducta que no es patrimonio de grupos reducidos, sino que está extendido entre la población, de todas las edades y sectores sociales. Por eso, la necesidad de construir un cerramiento para proteger el monumento es un proyecto que podría expandirse hacia otros sitios emblemáticos de la ciudad.

Desde la Comuna se informó, a su vez, que a tan sólo un año de haber sido instalados, debieron reponer parte de los cestos de basura de los espacios públicos por haber sido rotos o robados. Finalmente, el vandalismo llegó a manchar los carteles colocados en el Paseo Ribereño como parte de la campaña que impulsa la Municipalidad para que los vecinos disfruten de este lugar. Más allá de estos casos, cualquier recorrido por calles céntricas o periféricas, de barrios ricos o pobres, permite comprobar el abuso generalizado y muchas veces destructor que se hace del espacio. La acumulación de basura en las calles por parte de los vecinos que sacan las bolsas fuera de horario (un acto que aunque repetido no deja de ser desaprensivo y casi vandálico) y las pintadas o pegatinas en paredes y muebles urbanos, son expresiones difundidas y visibles de este problema. El hecho de que para mantenerlas en buenas condiciones se analice enrejar las plazas es otra prueba de la gravedad de las acciones.

Pero si bien muchos de los actos de vandalismo son subrepticios, otros se realizan a la luz del día y podrían evitarse con mayor atención de la Policía y mediante la denuncia pública, esa participación ciudadana que a veces se desestima y que hoy es tan accesible a través del 108.

Comentá la nota