El municipio habilitó un parque de diversiones pero sin la montaña rusa

La Dirección de Protección Ciudadana municipal autorizó al parque de diversiones Super Park a funcionar a partir del viernes pasado. Según el jefe interino de la repartición, José Luis Castillo, esto ocurrió luego de que los titulares del parque presentaron la documentación solicitada, incluido un certificado del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI), en el que se informaba que todos los juegos están habilitados para funcionar, menos la montaña rusa denominada "Ziclón", una de las dos que se encuentran instaladas en el predio del hipermercado Libertad.
En caso de que desde el parque se ignore la prohibición del funcionamiento del juego que no está habilitado, el funcionario dijo que "se inhabilita todo el parque".

"No voy a dejar nada librado al azar", afirmó Castillo al sostener que desde el parque se cumplió con la revisión de la Dirección de Bomberos, con la contratación de un servicio médico y seguro, la disposición permanente de una ambulancia en el lugar, además de la certificación extendida por el INTI.

A ello se suma la necesidad de que un profesional reconocido por el Consejo Profesional de Agrimensores, Ingenie-ros y Profesionales Afines (COPAIPA), de Salta, eleve cada semana un informe que indique cuál es el estado de los juegos.

Esta última condición se condice con el hecho que desde la Municipalidad la habilitación del parque solamente dura una semana.

Pasado ese lapso, los titulares del parque deben solicitar nuevamente una autorización, la cual estará supeditada al informe que eleve el profesional responsable, que es contratado por los empresarios.

Hubo una tragedia en 2004

La preocupación que genera la instalación de un emprendimiento de este tipo en la capital salteña tiene que ver con lo acontecido en 2004, cuando tras la caída de un brazo del juego `Pulpo`, una nena de 12 años se accidentó y murió al mes de ser internada.

Según Castillo, tras el accidente apareció una nueva ordenanza para habilitar los parques de diversiones, que es la Nº 12.279/04.

El año pasado, cuando un nuevo parque se volvió a instalar (esta vez en el predio del Centro Cívico de Limache), los accidentes reaparecieron.

Se supone que tras ello se dispuso una modificatoria a la normativa a través de la ordenanza 13.437, por la cual se dispone la necesidad de que estos entretenimientos cuenten con el aval del INTI.

Comentá la nota