El municipio a favor de la reapertura de calles cerradas en el barrio Sarmiento

El subsecretario de Gobierno reconoció el derecho de los consorcistas a levantar los cuestionados paredones, pero planteó la necesidad de que se permita el tránsito vehicular. Buscan negociar para evitar que tenga que intervenir la Justicia.
El subsecretario de Gobierno de la Municipalidad, Pablo César García, se refirió ayer a la tensa situación originada en el barrio Sarmiento por el cerramiento de las calles Balcarce -entre Tierra del Fuego y México- y Perú -pocos metros antes de su cruce con aquélla-.

Se trata de una medida que fue decidida por los consorcistas de los tres edificios construidos en las inmediaciones y que se concretó días atrás provocando reacciones adversas entre vecinos del lugar que, durante el último fin de semana, destruyeron parcialmente el paredón levantado en Balcarce y Tierra del Fuego.

El funcionario, si bien admitió que "los que resolvieron levantar los paredones están sustentados por una resolución judicial que luego fue confirmada por la Cámara Civil y Comercial", explicó que "la Municipalidad, por la utilidad pública de las arterias involucradas, podría llegar a generar algún tipo de acción orientada a lograr su reapertura; es algo que estamos definiendo", sostuvo.

Posteriormente recordó que "en su momento los adjudicatarios de los departamentos se obligaron a transferir al dominio público las partes previstas para la prolongación de las calles Perú y Balcarce, pero como en la práctica esa cesión nunca se llegó a materializar, en los planos de Catastro de la Municipalidad esas calles aparecen como si estuvieran cerradas".

Precisiones

García dijo luego que "lo que se dio 19 años atrás fue una cesión de hecho, que permitió el tránsito vehicular y peatonal por un terreno privado (en el que antes funcionó el Club Español); ahora los consorcistas, invocando razones de seguridad, resolvieron recuperar ese espacio para lo cual levantaron los paredones".

Más tarde, tras señalar que "después se sancionó una ordenanza sobre un bien que nunca había sido cedido al municipio", dijo que "por ahora, lo que pensamos hacer es seguir charlando con los consorcistas para que entiendan que es necesario que se pueda circular libremente".

Finalmente advirtió que "en caso de que las gestiones no prosperen, podríamos llegar a plantear una servidumbre de paso o alguna otra instancia que obligue a rehabilitar el tránsito".-

Comentá la nota