Municipio evalúa despidos entre los 1.300 contratados

La Municipalidad analiza qué hará con el personal artículo 8 -contratados- que participaron activamente de las protestas que convirtieron a la ciudad en un caos días pasados • Según trascendió, registros de esas revueltas se convertirían en pruebas más que suficientes para fundamentar en gran cantidad de casos la rescisión del vínculo laboral de manera definitiva e irrevocable • De ese modo, según anticiparon desde la Municipalidad, el intendente Giacomino daría otro paso clave en su objetivo de reducir sustancialmente el peso del gasto salarial.
Autoridades de la Municipalidad de Córdoba contarían con grabaciones de los incidentes protagonizados por empleados, con participación de contratados (artículo 8), que son los que tienen una situación laboral más frágil y sujetos a no renovación del vínculo.

Luis Juez pasó a Planta Permanente prácticamente la totalidad de los empleados, en marzo de 2007, con fecha de corte para la promoción por concursos cerrados hasta diciembre de 2006. Pero posteriormente, siguió incorporando agentes -incluso después del 2 de setiembre-, que son los que actualmente revistan en la planta de 1.302 contratados: 800 de ellos entre julio y noviembre y 500 hasta el 10 de diciembre de 2007. Estas incorporaciones de hecho fueron en las fechas señaladas, aunque luego Daniel Giacomino las formalizó, decretos mediante. Ya el 31 de marzo de 2008 comenzó a regir una ordenanza de congelamiento para nuevas incorporaciones.

La no renovación de esos 1.300 contratos sería una medida muy difícil de sostener para el intendente porque, se descuenta, el gremio poco menos que incendiaría la ciudad. Pero, de cualquier manera, los que sólo hacen números en el municipio ven con tentación la posibilidad de un ahorro de entre 60 y 70 millones de pesos al año que reportaría esa poda.

Ese dinero, más el ahorro del reciente recorte en marcha, de 72 millones de pesos anuales, colocaría a las cuentas municipales ante un escenario financiero muchos menos asfixiante que el actual.

El conflicto

Pero todo dependerá cómo evolucione el conflicto que ya lleva trece días. En el cierre de la semana bajó la virulencia del reclamo, por la postura componedora del secretario general del Suoem, Rubén Daniele, que recoge los pedidos que salen del búnker electoral de Juez, y también por la participación de la Justicia luego del amparo presentado por el candidato peronista Eduardo Mondino.

En el marco de estas negociaciones apenas incipientes, el asesor letrado municipal, Carlos Varas, recibirá hoy en la mañana en su despacho a Daniele, para luego a las 15 repetir el cruce, pero en el despacho del juez de control Agustín Espina Gómez.

Previamente, a las 10.30, el cuerpo de delegados del gremio se reunirá en el Polideportivo que el Suoem tiene en barrio Jardín, deliberará con la conducción de Daniele.

Pour la galerí, Daniele dice que no quiere que se judicialice el conflicto porque una medida cautelar puede sacar al gremio de la calle. En su fuero íntimo, es muy probable que piense exactamente lo contrario.

De cualquier manera, todo indica que la asamblea general de afiliados, planificada para el martes a media mañana en la esquina de 27 de Abril y La Cañada, no será levantada.

Una alternativa probable es que la virulencia del reclamo -salvo situaciones que genere la asamblea general- se amesete hasta que pasen los comicios. Luego sí, podría recobrar el conflicto todos su "brio" inicial, sin el fantasma de los costos políticos para Juez que Daniele tiene ahora muy en cuenta.

Pero los cálculos hay que hacerlos con los números de los comicios a la vista, porque hay mediciones señalando que Juez ya ha tenido que tributar, en Capital, varios puntos al conflicto. Y, además, aún pende la posibilidad de realizar la Consulta Popular que intentó Giacomino y que la Justicia Electoral se la bloqueó.

Comentá la nota