El Municipio estudia sanciones y medidas tras desmanes de Nochebuena

Habría clausuras con custodia policial y multas que obliguen a los responsables a aumentar controles y precauciones, en vísperas de fin de año. Las sanciones podrían alcanzar incluso a los padres de los menores infractores.
La noche de Navidad se tiñó de malestar para muchos vecinos, especialmente de la Avenida Mitre, ante el accionar de desubicados que, lograron tergiversar lo que hubiera sido un encuentro de diversión y alegría, en desmanes de todo tipo, provocando desórdenes y la interrupción del tránsito en la céntrica arteria.

Consultado al respecto, el Secretario de Gobierno y Gabinete del municipio, el Lic. Oscar Trujillo, manifestaba su preocupación: "Es realmente inconcebible que la inconducta de algunos, obligue a sanciones y medidas restrictivas que perjudican a todos. Aunque se habían consensuado distintas medidas de prevención con los dueños de los bares, como la presencia de vallas de contención que evitaran el avance de los peatones sobre la calle, está claro que los inadaptados son capaces de violentar todas las precauciones. Las filmaciones del CIMOPU, y la propia constatación de los agentes municipales dan cuenta de la llegada de vehículos cargados de bebidas alcohólicas, y la improcedente actitud de numerosas personas que llegaron a interrumpir el tránsito en la Avenida, impidiendo el paso de una ambulancia de Bomberos. La filmación será utilizada en la identificación y sanción de los infractores".

"La magnitud de los desmanes", agregaba el funcionario, "nos obliga a extremar las medidas para la noche del 31. Además de clausuras con custodia policial, se estudiarán multas que obliguen a los responsables a aumentar controles y precauciones. Existen ejemplos de municipios donde las sanciones alcanzan incluso a los padres de los menores infractores. Son medidas duras, extremas y polémicas, pero es imposible que, sin la colaboración de todos, podamos evitar que una fiesta, un motivo de alegría, se convierta en un circo de desmanes y descontrol".

Sin dudas, y pese a la insistencia por parte de las autoridades de comprometer a los padres en el comportamiento y la conducta de los más jóvenes, el llamado parece haber caído en oídos sordos, por lo que serán los castigos impuestos por la Ley y las prohibiciones las que deban ponerle coto a una situación que se agrava día a día, y en donde todos podemos ser víctimas de la violencia y el descontrol.

Comentá la nota