El Municipio espera que el IPV termine obras para proveer el agua

El secretario de Obras y Servicios Públicos, Julio Bogado, junto al director de Obras Sanitarias Carlos Carazo y funcionarios del área técnica del IPV, recorrieron la planta elevadora de líquidos cloacales del sector de las 218 viviendas de la Margen Sur.
El IPV deberá concluir con algunos trabajos solicitados por el Municipio para la correspondiente habilitación, luego de la cual, ya estaría en condiciones de proveer el agua potable. Bogado dijo al respecto que, "el compromiso nuestro es acompañar a esta nueva urbanización tal cual lo hicimos en Chacra XIII".

El secretario de Obras y Servicios Públicos del Municipio de Río Grande, Julio Bogado, acompañado por el Director de Obras Sanitarias Municipal, Carlos Carazo, recorrió el subdirector general de Control de Obras, arquitecto Eduardo Giuggia y el subdirector general del Área Técnica, ingeniero Hugo García, ambos funcionarios del IPV, la obra la planta elevadora de líquidos cloacales del sector de las 218 viviendas de la Margen Sur.

Cabe destacar que en este sector ya hay construidas 118 unidades habitacionales y faltan construir las cien restantes.

"Nosotros tenemos la lógica preocupación sobre todo lo que significa la habilitación de urbanizaciones nuevas dentro del ejido urbano. La idea es ir acompañando, como lo hicimos en Chacra XIII, a esta nueva urbanización y queremos verificar en qué condiciones y en qué estado de calidad están las obras", introdujo.

Agregó que, "en este momento fuimos a realizar una visita de carácter técnico para evaluar justamente en qué condiciones está esta obra y pudimos charlar con los integrantes del cuerpo técnico del IPV -el ingeniero Giuggia y el ingeniero García- al cual nosotros le habíamos hecho ya requerimientos técnicos a los efectos de poder habilitar en forma normal y como corresponde esta planta elevadora de líquidos cloacales; para que a su vez, ellos puedan prontamente poner en funcionamiento la misma", explicó.

En este sentido, el funcionario municipal indicó que una vez concluida esta planta, el Municipio estaría en condiciones y con posibilidades de habilitar el agua potable. "Ellos se comprometieron a concluir los trabajos que faltan, incluso le estamos enviando una nota donde le solicitamos un cerco perimetral a los efectos de resguardar no solo los aspectos materiales de la obra en sí, sino también la seguridad de los vecinos que circulen por ese sector".

En el mismo sentido, Bogado refirió que se le ha solicitado también al IPV el tendido eléctrico y el respectivo tablero y la colocación de las bombas impulsoras. "Terminadas todas estas obras pedidas, inmediatamente se les habilitará el agua, porque ya estaría concluido todo el sistema, tanto del agua potable como de las cloacas, en condiciones de ser inaugurado", precisó.

Al margen de estos trabajos, también el IPV deberá prever en un futuro alguna calzada que permita el ingreso de los camiones municipales y grúas para los respectivos mantenimientos de esta planta o las posibles reparaciones.

Consultado dónde se evacuarán las aguas servidas una vez concluida la planta elevadora, el Secretario de Obras y Servicios Públicos explicó que se empalmará e integrará a la red colectora cloacal que pasa por la calle Tolhuin. "El diámetro nos permite evacuar solo a esta zona de las 218 viviendas, no así a los asentamientos del Macizo 151, en cuyo caso hay que hablar de obras macro de infraestructura para poder satisfacer con el servicio, a esa determinada cantidad de viviendas asentadas allí. No sólo estamos hablando de redes cloacales sino también un sistema de saneamiento; redes pluviales, de agua potable, etc.", detalló.

Por último, dijo que el IPV hará sus trámites administrativos para que la empresa se aboque a las obras solicitadas, "pero los plazos los ponen ellos porque es una obra bajo su órbita y responsabilidad", concluyó.

Comentá la nota