Municipio no ejecutará viviendas familiares con deudas menores a 3 mil pesos

La situación de la abuela Felicinda Villaroel -expuesta por los vecinos autoconvocados por las tasas justas- provocó que el Ejecutivo dictará una resolución estableciendo un nuevo parámetro para las ejecuciones fiscales por deudas de la Tasa por Servicios de las viviendas unifamiliares. Sólo pasarán a instancias judiciales las deudas superiores a los 3 mil pesos.
El gobierno municipal no impulsará ejecuciones fiscales de viviendas familiares que adeuden menos de tres mil pesos en concepto de Tasa por Servicios. Así se definió a través de la resolución 2240 firmada el pasado viernes por el Intendente Marcelo Cascón.

De esta manera, el Ejecutivo establece un nuevo parámetro de referencia para la ejecución de deudas, que se suma a la de cinco años de incumplimiento en la cancelación de la Tasa mencionada, tal como marca la normativa vigente.

La decisión se relaciona directamente con la exposición de la situación de Felicinda Villarroel, la anciana de 93 años del barrio La Cumbre, a quien por una deuda generada ante la imposibilidad real de abonar la Tasa por Servicios, recibió una Cédula de Intimación, paso previo a la ejecución. Este hecho fue denunciado por los Vecinos Autoconvocados por las Tasas Justas, quienes reclamaron una solución al caso puntual y una revisión de la política de ejecuciones.

El pasado 2 de octubre, luego de un informe laborado por la Secretaría de Desarrollo Social municipal, la Asesoría Letrada del gobierno definió desistir de la acción iniciada para la ejecución. Entre los argumentos de la decisión se destacó que Felicinda tiene una "precaria situación económica, contando con la única ayuda de sus familiares para la provisión de alimentos y medicamentos"; situación que se reflejó en el informe social elaborado por el CAAT Nº 5 de la Secretaría de Desarrollo Social.

Pero ahora, además de las resolución puntual, el Ejecutivo avanzó en garantizar que no dispondrá acciones judiciales para el cobro de las viviendas unifamiliares cuyas deudas no superen los 3 mil pesos.

La resolución señala que "el esquema recaudatorio municipal debe sostener, al igual que todas las políticas públicas, la paz social de la población", y que "la ejecución fiscal de créditos municipales resulta ser un mecanismo forzoso y extraordinario de percepción de la renta pública, que ha de ser reglado y reglamentado, evitando perjudicar a titulares de viviendas unifamiliares, y a vecinos de escasos recursos".

Enmarcando la medida en un "escenario de emergencia" habitacional, se planteó que "el Estado ha de formular las acciones necesaria a fin de evitar el conflicto potencial entre su necesidad recaudatoria, y su deber solutivo de las viviendas para la población".

"Se advierte como razonable la imposición de límites en la emisión de Certificados de Deuda con fines de ejecución fiscal" argumenta la resolución, y admite que "el límite propuesto por vecinos de nuestra ciudad de tres mil pesos resulta idóneo para procurar la protección de los derechos ciudadanos en materia de viviendas unifamiliares, sin dejar de renunciar a las facultades mayores que el Gobierno pueda instrumentar en los casos concretos".

Así, en su tramo resolutorio, la nueva norma instruye a la Secretaría de Economía, Obras y Servicios Públicos a emitir Certificados de Deuda Fiscal por la Tasa de Servicios Urbanos, con fines ejecutivo - judiciales, a partir de la suma de tres mil pesos cuando los inmuebles estuvieren afectados a vivienda unifamiliar". (ANB)

Comentá la nota