El municipio dice que es complejo perseguir a los taxis truchos

Proliferación de taxis truchos; invasión de unidades de otras localidades, sobre todo Toay; y competencia desleal por parte de las empresas locales de remises. Esas son básicamente las tres denuncias que la Cámara de Propietarios de Taxis y Radiotaxis (Catarata) de esta capital presentó por nota ante el Concejo Deliberante de la ciudad. Carlos Basso y Carlos D’onofrio, presidente y secretario de la entidad, respectivamente, son los firmantes.
El miércoles de la semana pasada, en horas de la tarde, los representantes de la Catarata estuvieron en el Concejo Deliberante junto al director de Protección Ambiental y Servicios Públicos, José Luis Vendramini, y el concejal radical Gastón Massari Copes (Frepam), presidente de la Comisión de Planeamiento, Obras y Servicios Públicos del cuerpo deliberativo. "Estuvimos hablando ese tema. Estamos viendo una reforma en la ordenanza porque no tiene muchas herramientas para combatir a la gente que está trabajando sin habilitación", explicó Vendramini ante la consulta de LA ARENA.

El funcionario indicó que los problemas, básicamente, son dos: los taxis de Toay, que hacen viajes dentro de la ciudad, además de los servicios de Toay a Santa Rosa, y por otro lado los coches no habilitados como taxis que funcionan como tales. "La ordenanza vigente no tiene nada, no contempla ningún tipo de sanción para los autos no habilitados. El concejal Massari Copes se comprometió a estudiar qué cambios se le puede introducir", afirmó.

–¿La comuna controla?

–El tema de los controles es complicado. Por eso hay que trabajar sobre la ordenanza. No es fácil constatar que una persona está haciendo un viaje rentado con un auto particular.

–¿Y los taxis de Toay que trabajarían en Santa Rosa?

–Eso hay que detectarlo justo en el momento en que levantan una persona, en ese sentido estamos instruyendo a los inspectores para que procedan cuando vean esto.

Existen otros aspectos, sin embargo, que funcionan como caldo de cultivo para la proliferación de taxis "truchos" o coches que trabajan en la ciudad cuando no tienen jurisdicción para hacerlo. Uno de ellos es la diferencia entre los precios que existen entre ambos "servicios". Un viaje de Santa Rosa a Toay en un taxi de la localidad vecina tiene un costo mínimo de 14 pesos, el cual puede crecer en función de la mayor distancia a recorrer. ¿Un ejemplo? Viajar desde el Hospital Lucio Molas, en esta capital, hasta la municipalidad de Toay cuesta 18 pesos.

Una consulta por un viaje similar desde esta ciudad a la población vecina, pero en una de las empresas de Santa Rosa, reveló que como mínimo hay que abonar 20 pesos.

Actualmente, los coches taxímetros de Toay no tienen reloj. "Viajamos con código fijo", explicaron desde una de las empresas toayenses a este diario. Desde la empresa consultada aseguraron que ellos tienen expresamente prohibido, por norma interna de la firma, realizar viajes dentro de la ciudad de Santa Rosa, pero sí pueden hacerlos desde esta capital hasta Toay.

Comentá la nota