El Municipio destacó la baja en accidentes de trabajo del personal de recolección

A través de la creación del Subcomité de Higiene y Seguridad Laboral se logró una disminución del 18 por ciento en los inconvenientes que se venían registrando con los empleados que están dedicados a levantar los residuos sólidos urbanos. Desde la Comuna se destaca la labor de la gente que colabora permanentemente para lograr mejoras en todas las áreas de servicios públicos. Además se solicitó la ayuda de todos los vecinos.
La Municipalidad conformó el Subcomité de Seguridad en el Trabajo para abordar específicamente la tarea de los recolectores de residuos que se desempeñan en nuestra ciudad.

Con la creación de la Coordinación de Higiene y Seguridad Laboral, que tiene como responsable al ingeniero Rubén Morfeo, se trabaja para la prevención de accidentes en el sector más expuesto del área de servicios.

“Por primera vez existe una estadística cierta respecto de la cantidad y el tipo de accidentes ocurridos, esto ha permitido tomar medidas correctivas que en algunos casos requerían ajustes de la metodología de trabajo y en otras la concientizacion del vecino en cuanto al tipo de acondicionamiento de sus residuos”, explicó el responsable del área, Diego Basanta. “Estas acciones, sumadas a la provisión de elementos de seguridad personal han permitido reducir un 18 por ciento todos los accidentes en el sector, durante 2008 respecto del año anterior”, señaló el funcionario comunal en diálogo con el Diario.

Estadísticas

Las estadísticas continúan alentadoras ya que la tendencia, en los primeros meses de 2009, marca claramente que los accidentes siguen bajando. “De hecho en febrero de este año no hubo accidentes en el área de recolección de residuos”, señaló Diego Basanta mientras mostraba los nuevos registros elaborados en virtud de los seguimientos que se vienen desarrollando.

A fin de seguir profundizando en esta línea de trabajo la semana que pasó se concretó una meta importante con la creación y puesta en funcionamiento de un Subcomité de Seguridad específico para el área de residuos sólidos urbanos, en el que tienen participación nueve trabajadores de la recolección; los jefes de cada uno de los servicios; el responsable de Seguridad e Higiene en el Trabajo, el encargado del personal de la Subsecretaría de Servicios, un representante de ART Provincia y el subsecretario de Servicios Públicos; asimismo trabaja con este equipo Diego Basanta.

Nuevo Subcomité

“Este Subcomité tiene como objetivo discutir y elaborar líneas de trabajo que permitan la mejora continua en calidad de tareas y la detección y resolución de situaciones de riesgo que puedan afectar específicamente al personal y al servicio de la recolección de residuos”, remarcó el coordinador de Higiene Urbana.

Rubén Morfeo

“Hasta 2007 la situación de la Municipalidad no era buena ya que no existía ningún técnico que trabajara en el tema y sólo dependía de las posibilidades de cada jefe de área, para la resolución de este tipo de problemáticas”, explicó el ingeniero Morfeo al ser consultado por LA OPINION en la jornada de ayer. “Con la creación del área de Seguridad e Higiene en el Trabajo se empezó a analizar la situación general y las zonas de mayor riesgo sobre las cuales debíamos trabajar, se comenzó a ordenar la información dispersa y a trabajar sobre estadísticas claras. Esto nos ha servido para avanzar con medidas concretas que ya han empezado a mostrar sus frutos”, señaló el responsable del nuevo Subcomité.

- ¿Cuáles fueron las medidas adoptadas para lograr esa mejora?

- Las áreas más críticas en cuanto a seguridad son siempre las de servicio, siendo particularmente el área de recolección de residuos la más expuesta a accidentes de trabajo. Rápidamente nos pusimos a trabajar en varios frentes contando con la incondicional ayuda de los trabajadores del servicio, de los supervisores de la recolección, del director de Higiene Urbana y del subsecretario de Servicios Públicos.

Lo más importante fue y será trabajar en la prevención, eliminar las causas que llevan a que se generen los accidentes, y en este servicio en particular la prevención implica concienciar tanto al trabajador como al vecino.

Capacitación

La capacitación y concientizacion fue la primera de las acciones con la que los trabajadores tomaron conciencia de los riesgos, las dificultades y cuán importante era hacer el trabajo seguro. “Esto permitió que los accidentes se redujeran en un 18 por ciento en 2008 respecto a 2007 alcanzando “cero” accidentes en el mes de junio del año pasado hecho que se repitió en febrero del corriente año alentándonos a seguir profundizando las medidas y trabajos iniciados”, subrayó Morfeo.

“La segunda línea de trabajo fue mejorar los elementos de trabajo, a fin del año pasado la Municipalidad adquirió tres nuevos camiones compactadores que han permitido por un lado, mejorar tanto la calidad como las condiciones de trabajo del empleado de la recolección, y por el otro sacar de los recorridos habituales a camiones que requerían reparaciones y mantenimiento”, informó el ingeniero que se desempeña en la Comuna local.

Más protección

“Conjuntamente con la Coordinación de Higiene Urbana se avanzó en la adquisición de los elementos de protección personal necesarios, y se incorporó ropa de alta visibilidad para los trabajadores que están expuestos al transito. En este sentido tenemos que decir que todos los trajes naranja con bandas reflectivas permiten que los empleados de la recolección puedan ser visualizados aun cuando la luz es escasa”, agregaron en el Municipio. Asimismo se comunicó que “se hicieron cambios en los elementos de protección de las manos, y se siguen buscando nuevos modelos de guantes más modernos que permitan un equilibrio entre seguridad y confort para quien los utiliza”, destacó Basanta.

“De la última reunión surgió la necesidad de incorporar la faja lumbar para los trabajadores, ya que se ha vuelto importante la incidencia de accidentes por esfuerzo, debidas al levantamiento de bolsas que exceden los kilos permitidos. Sabemos que la solución de fondo está en concienciar al vecino respecto de cómo acondicionar sus residuos, para no exponer a los trabajadores a este tipo de accidentes, pero mientras se avanza en esta línea es nuestro deber proteger con este elemento al trabajador municipal”, dijo el ingeniero Rubén Morfeo.

Colaboración

“Lo importante es que la gente tome conciencia en que debe sacar los residuos debidamente acondicionados, en bolsas de menos de 10 kilogramos porque hemos tenido ocasiones donde personal de la Comuna se ha encontrado con bolsas con escombros mezclados con las de basura domiciliaria”, remarcó Diego Basanta. “A su vez muchas personas colocan vidrios y los elementos cortantes o punzantes sin que estén envueltos con papel de diario o cualquier otro elemento que elimine la posibilidad de lastimar al recolector.

“Debemos tener en cuenta que el personal tiene que hacer un largo recorrido en un tiempo exiguo por lo que no puede detenerse en cada domicilio a evaluar si la bolsa que está por levantar es pesada o tiene elementos que lo pueden dañar, esto es una responsabilidad de quien saca la basura”, señaló el coordinador de Higiene Urbana, Diego Basanta en la entrevista lograda ayer con el Diario.

Servicio especial

Desde el Municipio se recordó que “sigue adelante el programa de recolección de ramas, escombros y residuos voluminosos es un servicio adicional y gratuito que presta la Municipalidad a los vecinos de la ciudad con el espíritu de resolver la recolección de residuos que por sus características no pueden ser recolectados por el servicio normal y que por su volumen acotado no justifican la contratación de un volquete o un flete para su traslado a la Planta de Tratamiento de Residuos”, agregaron desde la Coordinación de Higiene Urbana.

“De esta manera la Comuna ofrece una asistencia que tiene como fin la prevención para que este tipo de desechos sean arrojados en los terrenos baldíos o en la periferia de la ciudad dando origen a basurales clandestinos”, destacaron en el área con oficinas en Obras Públicas.

Requerimientos

“Los restos verdes y ramas deben disponerse sobre la vereda, embolsados o atados en fardos para su fácil recolección y el volumen a disponer en las veredas no podrá superar el metro cúbico a fin de no obstaculizar el tránsito peatonal”, destacaron en el Municipio. Además “Los escombros tienen que prepararse en bolsas resistentes de no más de 10 kilogramos de peso cada una. Por su parte, los residuos voluminosos (muebles viejos o trastos inútiles), se pondrán teniendo los recaudos necesarios para que el operario municipal no se lastime al levantarlos (que no queden clavos, puntas o bordes cortantes)”, añadió el informe de la Municipalidad.

Comentá la nota