El municipio les desarmó los pabellones Inundados se fabricaron ranchos a la vera de la 168

Llevan cuatro noches durmiendo a la intemperie por no llegar a un acuerdo con la Municipalidad. Se armaron unos ranchos muy precarios para poder soportar las altas temperaturas y una posible tormenta que les arruinaría las pocas cosas que tienen.
Esta mañana El Litoral recorrió el lugar donde, el jueves por la mañana, fueron desarmados los pabellones de la ruta 168, donde habitaban ocho familias que, por no llegar a un acuerdo con la Municipalidad, pasaron la noche a la intemperie. Según se observó, durante el fin de semana se hicieron unos refugios muy precarios, de chapas, para “no permanecer al aire libre”.

Consultado por El Litoral, el secretario de Desarrollo Social de la Municipalidad, Alejandro Boscarol, manifestó que se sigue dialogando y buscando alternativas. Entre ellas, “que las familias se busquen el lugar adonde quieren ir, y el municipio, tras evaluarlo, darle los materiales para que construyan sus casas, o acceder a ser trasladadas a Villa Teresa”.

Comentá la nota