El municipio defendió la declaración de la emergencia financiera

La medida, que rige por 90 días, había sido anunciada por el intendente Ricardo Quintela la pasada semana por "falta de recursos". "Lo que pasa es que en los meses de enero y febrero se produce una reducción en los ingresos de la provincia y también en los que se transfieren a los municipios", aseguró la titular de Hacienda de la comuna, Claudia Ortíz, al ratificar la medida. Igual, aclaró que "los servicios públicos se seguirán prestando con normalidad" y que la medida no impactará en los salarios de los empleados municipales.
El municipio capitalino anunció que aplicará la emergencia financiera por los próximos 90 días, pero la secretaria de Hacienda, Claudia Ortiz, aclaró que no impactará sobre los servicios públicos que se prestan en las calles riojanas.

La funcionaria municipal justificó el anuncio que la semana pasada realizó el intendente, Ricardo Quintela, en relación con la necesidad de reorganizar el gasto comunal en los próximos meses y advirtió que es una medida programada y tomada como una forma de darle previsibilidad a las arcas municipales. "Lo que pasa es que en los meses de enero y febrero se produce una reducción en los ingresos de la Provincia y también en los que se transfieren a los municipios", comentó la funcionaria.

Ortiz explicó que esta reducción será programada y que la situación se normalizaría en el mes de marzo. "Los vencimientos de muchos impuestos son por esas fechas, y entonces creemos que se va a normalizar la situación", anticipó Ortiz, quien consideró que la decisión no se extendería más allá de los 90 días previstos originalmente.

Estrategia

La funcionaria municipal aseguró que en el municipio ya cuenta con una metodología de trabajo ante el nuevo escenario financiero. "Vamos a plantear una reducción de los gastos que alcanzará al 20 por ciento. Es decir que se van a tomar las acciones que ya están presupuestadas y se desarrollarán en un 80 por ciento, de esta manera vamos a cumplir con lo que está previsto", dijo.

La Secretaria de Hacienda admitió que algunas áreas ya postergaron actividades para después del mes de marzo, como una forma de enfrentar el ahorro.

Servicios

Ortiz negó que la medida impacte sobre los servicios públicos que se prestan desde la Municipalidad. "Nosotros no vamos a realizar reducción en los gastos fijos, sino en los extraordinarios. Lo que ya tenemos previsto todos los meses lo vamos a pagar como siempre", aseveró.

En este mismo sentido aclaró que "los servicios públicos se seguirán prestando con normalidad" y que la medida no impactará en los salarios de los cinco mil empleados que cumplen tareas en el municipio riojano bajo diferentes modalidades laborales.

La funcionaria se mostró confiada en la normalización de la situación financiera de la comuna y en que los vecinos capitalinos no se verán impactados por esta decisión que se tomó la semana pasada. No es la primera vez que la Municipalidad decreta la emergencia financiera.

La decisión se repitió durante la gestión del intendente Ricardo Quintela, especialmente cuando la Provincia era gobernada por Ángel Maza y la relación entre ambos dirigentes no pasaba por un buen momento, lo cual afectaba de manera directa el vínculo institucional entre ambas administraciones.

Comentá la nota