El municipio debería rever las licencias que otorga a kioscos

Causa un grave contratiempo para la fuerza policial que los kioscos y polirubros tengan habilitación municipal como despensa, dado que de esa forma se encuentran legitimados para obtener la licencia del REBA y poder vender bebidas alcohólicas.
De no ser así, el municipio debería rever, a través de una ordenanza, este otorgamiento para que los kioscos se dediquen a la venta exclusivas de artículos relacionados con su composición y no puedan comercializar bebidas alcohólicas.

La habilitación de pequeños locales como despensa es una de las claves más importantes en la venta de alcohol de manera ilícita en 25 de Mayo. Para vender alcohol el propietario debe estar inscripto en el Registro de Bebidas Alcohólicas de la Provincia de Buenos Aires (REBA), cuyo organismo tiene el control de la oferta.

La normativa dice que no puede venderse alcohol en los kioscos, en los polirrubros y en las estaciones de servicio. Sin embargo, la comuna extiende una habilitación como venta de alimentos envasados, golosinas, caramelos, cigarrillos y bebidas. De esta forma el comerciante obtiene la oblea del REBA porque la habilitación municipal se asimila a la de una despensa. Tal es así que terminan habilitándose kioscos como almacenes y de esa forma pueden expender alcohol.

El requisito para comercializar bebidas alcohólicas alcanzan a todos los comercios que, según la nueva Ley 13.178, pueden registrarse para vender alcohol, tales como almacenes, supermercados, hipermercados, locales gastronómicos (restaurantes, deliverys, casas de comidas y rotiserías) bares, discotecas y pubs. Y sólo excluyen a los kioscos y las estaciones de servicios que no podrán aspirar a esa habilitación.

A su vez se ha creado un registro que apunta, básicamente, a hacer más eficiente el control sobre el expendio de bebidas alcohólicas y a hacer cumplir la ley 11825, que data del año 1997 y que prohíbe el expendio de bebidas alcohólicas a los kioscos, que según los últimos estudios realizados en la Provincia, son el segundo ámbito de provisión de alcohol de los jóvenes, después del propio hogar.

Comentá la nota