El municipio confirmó que no dará más del 11%

El secretario de Gobierno, Juan Carlos Cerezo, dijo que "ya se dio todo el aumento". "Alo" Barros había dicho que había negociaciones por este tema.
Ni el 22% que reclama el SOEM ni el 17% que recibieron los docentes de la comuna. El municipio capitalino confirmó que los trabajadores del escalafón general no tendrán más que el once por ciento ya otorgado, en consonancia con la medida decidida por el Gobierno provincial para la Administración Pública. De esta manera, cerró cualquier discusión por este tema, aún cuando el intendente Ricardo Guzmán recibió a referentes sindicales dos veces en menos de una semana.

Fue el secretario de Gobierno de la comuna, Juan Carlos Cerezo, quien aseguró ayer que "ya se dio todo el aumento", luego de que el titular del SOEM, Justo Barros, afirmara que se había reabierto el diálogo con el Ejecutivo y que los salarios era un tema en la agenda.

"El intendente Guzmán había dicho que al término de la conciliación obligatoria, iba a recibir a las autoridades del SOEM y así lo hizo el viernes pasado. En la ocasión, aclaró que ratificaba lo actuado por autoridades que habían manejado el conflicto, y además ratificaba lo que habían expresado los representantes del municipio, sobre que no se va a dar ni un punto más de incremento salarial por encima del 11 por ciento ya otorgado", dijo el funcionario.

Aunque dejó abierta la posibilidad para que en el seno de la comisión salarial se hable más adelante sobre un nuevo acuerdo, fue terminante sobre la última recomposición. "Sobre el 11% el municipio ya no habla más", dijo por Radio Ancasti.

El martes, luego de un segundo encuentro del jefe comunal con el sindicato, Barros había expresado que se habían tocado distintos temas y se mostró flexible sobre la posibilidad de negociar por una cifra intermedia.

Sin embargo, esto fue descartado de plano por los funcionarios del municipio capitalino. No obstante, habrá un nuevo encuentro la semana próxima, aunque no se definió aún el temario.

El SOEM mantuvo el reclamo salarial durante más de cuarenta días y se cerró en la pretensión de lograr el doble de lo que dio el municipio. El conflicto aún está latente, pues existe la posibilidad de que la asamblea de trabajadores decida reiniciar medidas de fuerza.

Con el paro ya desgastado, el sindicato había pedido a la Dirección de Inspección Laboral que dicte la conciliación obligatoria, instancia que no logró acercar a las partes. Recién cuando terminó el período, el jueves pasado, el intendente se reunió con el sindicato.

Comentá la nota