El municipio clausuró una empresa de telefonía

Personal de la Subsecretaría de Habilitaciones y Fiscalización clausuró las instalaciones de la empresa de telefonía Cobra SA que, según se informó oficialmente, “opera en la ciudad desde hace más de siete años y nunca regularizó su situación comercial frente a la Municipalidad”.
La “falta de habilitación comercial y la inacción de la empresa Cobra SA que, a pesar de las notificaciones municipales, no presentó la documentación que permitiera regularizar su situación”, fue el desencadenante para que el municipio realizara un procedimiento de clausura que encabezó el miércoles el director general de Habilitaciones, Anibal Rivas, y personal técnico de esa área municipal.

“Esta es una empresa que hace muchos años que está trabajando acá y nunca dio cumplimiento a las normativas vigentes ni acercó ninguna documentación”, explicó el subsecretario de Habilitaciones y Fiscalización, Omar Albornoz, y señaló que “la empresa manifestó que creían que tributando ingresos brutos ya estaba todo normalizado”.

Si bien desde la Dirección General de Habilitaciones se le notificó a Cobra SA acerca del procedimiento administrativo que debían llevar adelante, la firma no cumplió con lo solicitado. Por ese motivo, personal municipal concurrió a la base operativa de la empresa, ubicada en calle Vélez Sarsfield al 1.300, donde los inspectores se encontraron con algo más que una carencia de papeles en regla.

“El galpón se encontraron con condiciones de insalubridad total -manifestó Albornoz-, cuestiones de alta peligrosidad en cuanto a que no se han acatado medidas de seguridad mínimas para cualquier local comercial, mucho menos las normas específicas que deben observarse para el trabajo específico que desarrolla esta compañía.”

La empresa Cobra SA se desempeña desde hace más de siete años como contratista de Telefónica de Argentina realizando diferentes tareas de mantenimiento en ramales telefónicos y, principalmente, instalaciones domiciliarias, ya sea de nuevas líneas de teléfono, cambios de domicilio o conexiones al servicio de banda ancha de Internet que provee Telefónica.

Dentro del galpón, personal municipal constató, además, “la presencia de ratas, instalaciones sanitarias en pésimo estado, en los lugares donde desarrolla sus tareas el personal la estructura del edifico está agrietada, hay una falta total de higiene”, detalló el funcionario.

“Todo esto llevó directamente a que el personal procediera a la clausura y elevando todas las actuaciones al Tribunal de Faltas”, agregó.

En este sentido, Albornoz enfatizó la importancia de que todos los locales comerciales de la ciudad cuenten con la correspondiente habilitación comercial, “para lo cual estamos trabajando fuertemente desde la Subsecretaría de Habilitaciones y Fiscalización, tanto para acortar los tiempos de los trámites administrativos, como en el control del cumplimiento de todas las normativas legales vigentes”.

Comentá la nota